miércoles, 30 de septiembre de 2009

Enola Gay, Orchestral Manoeuvres In The Dark, 1980


Cuando la señora Enola Gay Tibbets (de soltera, Enola Gay Haggard) dio a luz a su hijo Paul en 1915, no podía saber que éste, treinta años después, iba a ser el responsable de la mayor matanza que un sólo avión iba a causar en toda la Historia. Tampoco podía saber que el avión, una Superfortaleza volante B-29 iba a llevar su propio nombre, para siempre asociado al de Little Boy, la primera bomba atómica lanzada contra una ciudad poblada: Hiroshima.

Treinta y cinco años después, la señora Tibbets seguía viva, con la muy respetable edad de 87 primaveras. Así que es posible de que alguien le informara de que un grupo pop inglés, de nombre algo difícil de pronunciar (en adelante, OMD) iba a utilizar el nombre del avión -es decir, su propio nombre- para evocar en una canción aquel trágico suceso en el que acabarían falleciendo unas 140.000 personas, la mitad de forma inmediata tras la explosión. Y de que aquella canción estaba sonando mucho, pero mucho, por todo el mundo. 

El single, lanzado el 26 de septiembre de 1980, supuso un éxito enorme en numerosos países. Incluido en su álbum Organisation, rompía con el carácter experimental de las primeras canciones de la formación. Planteado como un tema de ritmo bailable, su memorable arpegio de sintetizador se hizo inmediatamente popular, con un gancho que aún hoy continúa cada vez que suena por la radio.

Tras el tirón de Enola Gay, OMD tuvo su momento de gloria hasta más allá de mediados de década, gracias sobre todo a otros dos enormes triunfos comerciales, Souvenir y Maid Of Orleans, tema originalmente titulado Joan Of Arc, al igual que otra canción del mismo LP al que pertenecía, Architecture & Morality (como anécdota, en casa siempre se conoció a este tema como "Juana de Arco", cosas de los dobles títulos).

Sin más, aquí os quedáis con este estupendo tema estandarte del pop de sintetizadores. Y una de las dedicatorias más particulares que jamás llegaron a lo más alto de las listas. 





Hasta la próxima.



martes, 29 de septiembre de 2009

El Imperio Contraataca, Los Nikis, 1985


Antes de nada, los frikis de la peli de George Lucas abandonad toda esperanza, este post no está dedicado a ellos.

En cuanto a los demás, imaginad una canción cuyos versos dicen, entre otras lindezas, "los MacDonalds están de vacas flacas/ ha vencido la tortilla de patatas". Pues ese es el espíritu de la Píldora de hoy, una de las mayores majaradas musicales del pop español de los ochenta, guasona, irreverente y, en cierto modo, provocadora.

El grupo responsable de esto son Los Nikis, una de las formaciones que aparecieron a principios de la Movida, intentando adaptar a la idiosincrasia de aquí el espíritu de los Ramones. Sus temas tenían letras surrealistas y divertidas, con una enorme carga irónica, tanta que, a veces, los menos espabilados podían perderse...

El tema de hoy no creo que sea el preferido por Carod-Rovira, no por ideología, sinó por falta de sentido del humor, seguramente. Plantea la añoranza de la España imperial... básicamente para mofarse de ella. El eslogan final, "seremos de nuevo un imperio", ha llegado a interpretarse por algunos como un mensaje de tipo ultra. Ciertamente, estos "algunos" no entendieron nunca nada...

...o no vieron el vídeo, que por cierto, se emitió en el mítico programa La Bola de Cristal, un foco de ultras, como todo el mundo sabe. En el clip, un bailongo pero desesperado Felipe II reivindica la vuelta a los tiempos donde "no se ponía el Sol", acompañado por personajes de la España del XVI, de la época de Curro Jiménez y... del manicomio (actualmente, hospitales psiquiátricos). Por cierto, tal vez reconozcáis a algunos jugadores de la selección de baloncesto de la época de Díaz-Miguel. Cómo pasan los años, ahora que lo pienso.

Os dejo para que lo paséis bien...

Los Nikis – El Imperio Contraataca (por Spotify)



Hasta la próxima.

lunes, 28 de septiembre de 2009

Everybody's Changing, Keane, 2004

Este es uno de esos temas que te dejan pillado desde la primera vez. La simplicidad hecha elegancia. Sólo piano, bajo y batería -no hay guitarras, y casi ni se echan en falta. Debo decir que no es una opinión aislada: los 5,7 millones de copias que vendió el LP al que pertenece, Hopes and Fears, convirtieron este tema en uno de los más radiados del verano de 2004, y un clásico a partir de entonces.

Su génesis es un poco extraña. Realmente, la primera vez que salió como single fue en 2003, por el sello Fierce Panda. De aquél lanzamiento se vendieron ¡733 copias! de un total de ¡1.500!. A pesar de este volumen pigmeo, es menester decir que esta primera versión entró en el puesto 122 de sencillos en Gran Bretaña. La causa está en que hoy en día, la mayoría de temas se venden a través del LP, y los volúmenes de singles suelen ser bastante discretos. Así que ya sabéis, vended 800 singles y a lo mejor llegáis al Top 100.

Al poco tiempo, el grupo cambió de sello discográfico (no era para menos) por el mucho más potente Island. Tras regrabar el tema, fue lanzado -de nuevo- como single el 3 de mayo de 2004, una semana antes que el álbum, y el éxito combinado fue demoledor. Con sólo cinco años de antigüedad, la Píldora de hoy ocupa el puesto 236 de las "1.000 canciones de siempre" de la revista Q Music, y el 28 de las 100 mejores canciones del siglo XXI de Rolling Stone.

Recuerdo que la primera vez que la escuché, al acabar el último toque de piano pensé, textualmente, "tema histórico". Por esta vez, no me equivoqué...

Ah, un último apunte: encontrar un single de aquellos 1.500 editados por el sello Panda Fierce en 2003 es bastante difícil hoy día... y caro. Si tenéis curiosidad, mirad en Ebay.

Keane – Everybody's Changing (por Spotify)




Hasta la próxima.

domingo, 27 de septiembre de 2009

Zombie, The Cranberries, 1994


Seguimos con las Píldoras con mensaje, en este caso relativo al conflicto de Irlanda del Norte. Al igual que sucedía con el tema de ayer, de los Manic Street Preachers, el grupo irlandés The Cranberries se inspiró en una guerra urbana real para conseguir un éxito de dos millones de copias vendidas y que alcanzó el número uno en varios países, incluidos los Estados Unidos.

Realmente, la canción, tras el impacto inicial, se convirtió en un icono del rock de los noventa. ¿Quién no reconoce ese muro de guitarra que acompaña al estribillo, o la peculiar forma de desafinar de su cantante, Dolores O'Riordan? A pesar de que para la mayoría de los de aquí el mensaje nos pasaba desapercibido -ese idioma ingléeeessss...-, la carga política del tema era evidente, hasta el punto de que en el Reino Unido (los malos de la canción) el single apenas alcanzó el puesto catorce en ventas. En el fondo, rememoraba el Alzamiento antibritánico de la Pascua de 1916...

El vídeo, asimismo, se convirtió en uno de los más populares de 1994, y la imagen de O'Riordan pintada de dorado y emulando a San Sebastián (el mártir cristiano que acabó asaeteado por los romanos, forma de muerte equivalente a un fusilamiento con arcos y flechas) pasó rápidamente al imaginario rock de la década. Fue nominado al mejor vídeo de rock alternativo del año por la MTV.

Sin más, os dejo con el tema. Hay que decir que, en un principio, mi intención era poner Promises, otro magnífico tema de la formación, pero desde casa me "convencieron" de que éste era igualmente chulo y con más madera que quemar. En fin, hay que admitir que razón no falta...

The Cranberries - Zombie
(por Spotify)




Hasta la próxima.

sábado, 26 de septiembre de 2009

If You Tolerate This Your Children Will Be Next, Manic Street Preachers, 1998

Todos los que me conocéis un poco sabéis que, más que la economía o el periodismo, lo que realmente me gusta es la Historia. De cuaquier clase: contemporánea y antigua, militar y social, de aquí y extranjera... una de mis debilidades es la Guerra Civil Española, aunque sólo sea porque he tenido la suerte de conocer y hablar largamente con un participante de verdad, mi propio abuelo (91 años y sólo se queja de "vértigos", oiga).

Un suceso como aquél, a tantos años vista, nos parece algo lejano y borroso. Sin embargo, la vida de cualquier persona que lo sufrió activamente da para una película de Hollywood...con varias secuelas. Si aún alguno de vosotros tiene la oportunidad de conocer a alguien que estuvo en "el 36", hacedme caso, no la desperdiciéis.

Pero, ¿qué tiene que ver todo lo anterior con la Píldora de hoy, un tema pop de un grupo galés lanzado en 1998? Después de ver cómo la batalla de Waterloo inspiró a Abba en Eurovisión, no debería sorprendernos tanto. El tema de hoy se inspira precisamente en el conflicto español y bebe de diversas fuentes antifascistas de la Guerra Civil, incluyendo el Homenaje a Cataluña de Orwell -a ver si encontráis en la letra la referencia a los combates en Las Ramblas de Barcelona-, y recuerda el papel de los voluntarios de las Brigadas Internacionales.

Por cierto, que el título de la canción, que ostenta el récord Guinnes al más largo (sin corchetes) que nunca ha tenido un número uno en listas, es una referencia a un célebre cartel de propaganda republicano de 1937. En definitiva, estamos ante un tema en el que el hit convive con la calidad musical y el mensaje, el cual, en el fondo, trasciende a nuestra guerra. 


El vídeo, aunque está planteado como una inquietante y casi terrorífica historia futurista, tiene varias referencias a la Guerra Civil Española. Os dejo buscarlas...


Letra de la Píldora.


Hasta la próxima.

viernes, 25 de septiembre de 2009

Crazy, Gnarls Barkley, 2006


Hace algún tiempo os comenté que, en buena parte, la responsable de toda esta historia de las Píldoras es mi pareja desde hace once años, Montse. Este incansable ser humano, que combina su trabajo autónomo de diseñadora con su segundo año de Medicina -su segunda carrera, en casa nos gustaron siempre los petit suisses de dos en dos- marca mediante su apretado horario el tempo de la casa. Y aquí comienza todo.

Como contexto, es menester decir que estas vacaciones fueron de lo más molonas: semanita de descanso -casi vegetación- en un hotel donde le empezamos a coger el gusto a los 18 hoyos; vela, como la tradición casi anual manda, y... una semana más en casa, la última, porque tenía que estudiar un par de cosas para septiembre.

La playa de Calafell es un destino muy recomendable para pasar unos días en verano, pero si vives allí, la cosa cambia bastante. Además de que no me mata demasiado coger el color del langostino, eso de competir por un metro cuadrado en la calle o en la playa me estresa mucho. Y os ahorraré lo que realmente pienso al respecto. Como fuera, las tardes se presentaban un tanto aburridas, y ni la omnipresente Wii, el piano o el PC podían cubrir tal desierto de tedio.

Y como Montse -y mi compadre Santi- ya llevaba años animándome a escribir algo, una tarde se me ocurrió, en mitad del sopor, poner en marcha lo que estáis leyendo. La idea de un blog la llevaba algunas semanas pensando, pero sin concretar demasiado. En definitiva, se juntaron dos circunstancias en las que la niña había tenido un papel clave: los consejos que durante años habían ido calando de forma sibilina ("¡¡¡deja ya de jugar y ponte a escribir algo!!!") y unos exámenes de septiembre que me empujaron a ocupar algunas de esas horas en las que la gente normal aprovecha para tostarse.

Como pequeño homenaje a la que, en el fondo, es involuntariamente la ideóloga y responsable de todo esto, aquí os dejo uno de sus temas preferidos como Píldora de hoy, este pedazo de hit de 2006 de Gnarls Barkley, Crazy.





Hasta la próxima.

jueves, 24 de septiembre de 2009

Nena, Miguel Bosé, 1986


Bueno, por si a alguien le quedaba alguna duda sobre la salud mental del que escribe esto tras los últimos giros musicales de 180 grados día sí, día también, aquí va ya el definitivo. Si después de Abba vinieron los Sex Pistols, tras estos tenemos a... ya lo habéis visto.

Podría deciros que se debe a un compromiso de felicitación. También que viene al trapo por la última polémica de Miguel Bosé y Juanes por su concierto en Cuba. Y ambos motivos serían ciertos, no os voy a engañar. Pero debo decir que el tema Pildora de hoy, personalmente, es de los que más me gustan de este cantante español hijo de torero y de actriz italiana. Se trata de una canción de estilo pop muy sofisticado, con unas melodías realmente bien elaboradas.

Una imagen que siempre recurre de Miguel Bosé para los que ya veíamos la tele a finales de los setenta y principios de los ochenta es la de un tipo enfundado en mallas que generaba una opinión unívoca tanto entre quinceañeras ("aaaayyyy...!!!") como entre curtidos padres de familia ("pero si es m..."). Sin embargo, ciertamente, guste o no, que Bosé tenía y tiene un talento artístico es innegable: 35 años en la brecha no se mantienen porque sí...

Y desde luego, el arte se tiene o no, pero a veces las circunstancias ayudan: resulta que cuando vino al mundo, entre las amistades familiares estaban nombres vulgares y chabacanos como... Pablo Picasso o Ernest Hemingway; su padrino no fue otro que el genial Luchino Visconti. Vamos, para que luego le faltaran referencias al niño... como sea, creo que nos encontramos ante uno de los artistas más polifacéticos de la historia del pop español.

Aquí os dejo uno de sus temas más conocidos de los ochenta, perteneciente al LP Salamadra, de 1986.

Miguel Bosé – Nena (por Spotify)

Del video clip sólo cabe decir que "jo, cómo pasan los años".



Hasta la próxima.

PS: lo prometido es deuda... ¡muchas felicidades, bambina!

miércoles, 23 de septiembre de 2009

God Save The Queen, Sex Pistols, 1977

Trastorno bipolar, personalidad múltiple... hay muchas formas de describir el comportamiento de alguien que un día pone Abba y al siguiente a los Sex Pistols (y ojito, que soy capaz de poner hasta a Marisol, que canciones también las tiene, y buenas...). Como sea, la Píldora de hoy es una de esas que pertenecen ya a la cultura popular, trascendiendo del movimiento en el que se creó, nada menos que el punk inglés de la segunda mitad de los setenta.

Si el verano de 1967 fue el "Summer of love", el de 1977 pareció inventarse exactamente para todo lo contrario. Mientras en España nacía la democracia -no en 1975- entre cantautores y canciones del verano, en Londres y, en menor medida, en Nueva York, eclosionaban toda una serie de grupos de reciente creación cuya rabia quedaría plasmada en letras asesinas y guitarras distorsionadas al máximo.

Sin duda, el principal de todos estos grupos fueron los Sex Pistols. Estos cuatro individuos con aspecto de delincuentes andrajosos de suburbio -estética en parte bien explotada por su mánager, Malcolm McLaren- ocuparon portadas en pocos meses y llenaron conciertos gracias tanto a su actitud totalmente provocadora (los insultos a cualquier cosa formaban parte de su lenguaje habitual) como por su música, poco refinada, pero que entraba en vena.

Sin duda, God Save The Queen, junto a Anarchy In The UK, es el tema más emblemático de la formación. Prohibida su emisión en la BBC y en numerosas otras emisoras independientes, es la quinta esencia del nihilismo, del pasar de todo con la desgana del que no tiene esperanza. Su "No Future" final ha acabado siendo el eslogan de una forma de ver la vida... que, por cierto, fue muy corta para los Sex Pistols. Rápido vivieron, y rápido desaparecieron. Justo cuando el punk cruzaba fronteras, a principios de 1978, su líder, Johnny Rotten, abandonaba la formación y provocaba la disolución del grupo. De este modo, sólo quedaba ya la leyenda, que llegaría a niveles insospechados cuando el carismático bajista Sid Vicious falleció de sobredosis de heroína en 1979.

Sex Pistols – God Save the Queen (por Spotify)

Qué decir del vídeo... los tíos pasaron hasta de disimular el playback. Ojo al batería -que "consiguió" que su instrumento sonara mientras se levantaba con gesto de "qué cojonudo soy"-, y a la cerveza que ¡a ratos! acompaña a Rotten mientras canta.



Hasta la próxima.

martes, 22 de septiembre de 2009

Waterloo, Abba, 1974

¡Ja! ¡Eurovisión! ¡Pues sí señor! Me refiero exactamente a ese Festival que en los últimos años se ha convertido en una procesión de frikis y, en lo que respecta a España, una colección de cantantes semidesconocidos y pusilánimes, eso si obviamos tanto triunfitos como al jashondo Chikilicuatre.

Pues bien, hubo un tiempo donde los diferentes países enviaban artistas de calidad con temas pensados para ganar no sólo el festival, sinó la memoria popular. Por él pasaron cantantes como Céline Dion y compositores como Serge Gainsbourg. España llegó a mandar a sus pesos pesados del momento como, por ejemplo, Raphael (1967), Julio Iglesias (1970) o Mocedades (1973). Y lo ganó dos veces, en 1968 (Massiel) y 1969 (Salomé).

Sin embargo, si hubiera que decir un nombre asociado para siempre al Festival, sería, sin lugar a dudas, el de Abba. Estos cuatro suecos, que formaban dos matrimonios (Benny Anderson estaba emparejado con Anni-Frid Lyngstad y Björn Ulvaeus con Agneta Fältskog) ganaron la edición de 1974 -gran año- con un tema arrollador, facilón y pegadizo: Waterloo, la Píldora de hoy.

La letra no deja de tener un toque curioso. Habla de como una chica tiene que rendir su amor de la misma forma que... ¡Napoleón tuvo que rendirse en la batalla de Waterloo! Hay que tener imaginación, ciertamente. Con referencia histórica o sin ella, el tema alcanzó el número 1 en doce países, incluyendo al Reino Unido y a España, y el Top 10 en ocho más, entre los que estaban los Estados Unidos. Además, supuso el inicio de una carrera que se jalonaría de enormes éxitos (¿Píldoras?) hasta entrados los años ochenta.

Abba – Waterloo (por Spotify)

Aquí os dejo el no menos curioso videoclip que lanzó a la canción. Lo preferí al archivisionado momento en que ganaron el Festival... eso os lo dejo buscar a vosotros mismos en el Youtube.




Hasta la próxima.

lunes, 21 de septiembre de 2009

Only Happy When It Rains, Garbage, 1995

¿Quién dijo que el rock "alternativo" es cosa de cuatro matadetes en un garage que un día hicieron fortuna? Tal vez hasta cierto momento puede que fuera así, pero todo eso cambió cuando en 1994 tres individuos reclutaron a una escocesa que hasta entonces había tenido poca suerte en sus grupos anteriores.

Hasta aquí, todo normal. Aparentemente, cuatro matadetes. Pero de garage, nada. Los tres individuos fundadores, además de músicos, eran ya tres productores musicales, y el principal de ellos, Butch Vig, todo un triunfador en su oficio. Para 1994, ya había producido los LP millonarios Nevermind, de Nirvana (con su inefable Píldora Smells Like Teen Spirit) y Siamese Dreams de The Smashing Pumpkins. De hecho, realmente, tan sólo necesitaban una vocalista.

Su estilo se basaba en un rock de inspiración grunge, pero cargado de samples y cuidando hasta el último detalle y distorsión guitarrera. Su visión del rock alternativo claramente iba dirigido hacia la MTV, una vez que comprobaron que las guitarras también podían ser fuente de millones de dólares.

Y así nació Garbage. Su primer disco, de 1995, Garbage, tuvo un impacto inmediato, e incluyó diversos singles de éxito, entre los que destacaron Stupid Girl, Queer o este Only Happy When It Rains, Pildora de hoy. Vale decir que, a pesar de este enfoque claramente comercial, no sería justo subestimar el trabajo de la banda, especialmente en sus primeros dos álbumes, incluyendo Version 2.0.

Ah, en 1996 el grupo fue premiado por... la MTV. Cosas que pasan.

Garbage – Only Happy When It Rains (por Spotify)




Hasta la próxima.

domingo, 20 de septiembre de 2009

Life On Mars, David Bowie, 1973


De nuevo, llegar a esta Píldora ha sido un ejemplo de lo curioso de las conexiones mentales... la otra noche, cenando con unos amigos, comentábamos lo conseguido del personaje que interpretaba el actor Antonio Garrido en la serie La chica de ayer, de Antena 3, nada menos que el formidable inspector jefe Joaquín "Quin" Gallardo.

Y hasta aquí, lo suyo hubiera sido pensar: "mira, ya lo tengo: apunto Píldora, Nacha Pop". Pues nada de eso.

A partir de la conversación, me acordé sobre la marcha de que la serie española no era otra cosa que una versión adaptada de una serie británica. Al igual que en la de aquí, un policía del presente acababa por un accidente en el pasado, en los años setenta (1973 en la versión británica, 1977 en la española). La serie, pasada por el canal Neox (creo) se llamaba Life On Mars, exactamente igual que el memorable tema de David Bowie que os presento hoy.

Y así llegamos a la Píldora en cuestión. Casi nada. En cuanto al tema en sí, se incluyó en el LP de 1971 Hunky Dory, con el que Bowie se empezaba a asomar al sonido glam que Marc Bolan creaba aquel mismo año. Sin embargo, la canción tuvo que esperar algún tiempo para convertirse en single: no se lanzó como tal hasta junio de 1973, y se alzó hasta el tercer puesto de las listas británicas. Volvería a entrar en listas tres décadas más tarde, a raíz de la serie homónima.

Sin más, os dejo escucharlo, para que disfrutéis de cuatro minutos de los más preciosos que, a mi juicio, jamás se han compuesto.

David Bowie – Life on Mars? (por Spotify)

El vídeo es un canto al Bowie más andrógino. Cosas del glam. Por cierto, no tenía un ojo de cada color. Pero sí que los tenía diferentes. Averiguadlo, como pasatiempo...




Hasta la próxima.

sábado, 19 de septiembre de 2009

Suspicious Minds, Elvis Presley, 1969


Para cuando Suspicious Minds llegó al número 1 en Estados Unidos en noviembre de 1969, Elvis Presley llevaba menos de un año en su segunda edad de oro artística. Muy lejos quedaban los años de rockero de los cincuenta, "Elvis the Pelvis", pero como figura del rock estaba ya a punto de entrar en la leyenda no sólo musical, sinó de personaje del siglo XX.

La historia del Rey del Rock es imposible de tratar en apenas unas líneas. Elvis Aaron Presley comenzó grabando una canción para su madre en 1953, aunque muy poco después volvio a los estudios Sun Records de Memphis, Tennessee a repetir experiencia. En aquellos momentos, el sello andaba buscando una voz que aunara blues y boogie-woogie, muy populares entre el público blanco. Y de este modo se iniciaría una carrera meteórica en la que el artista grabaría algunos de los himnos mas memorables del rock and roll (como Heartbreak Hotel, Hound Dog o el mítico Jailhouse Rock, el rock de la cárcel que Miguel Ríos hizo popular años después en España).

Tras el servicio militar en Alemania, adoptó un nuevo estilo mucho más melódico con el que siguió cosechando éxitos. Pero muy poco después, la invasión británica tras la llegada de The Beatles harían entrar su carrera en una decadencia que hacían anunciar que su tiempo ya había acabado. Sin embargo, en 1968, un retorno al rock más primitivo en los gustos del público tras los excesos psicodélicos anteriores ayudarían a resucitar la carrera de Presley. Su show en el Madison Square Garden en 1968, enfundado en cuero, se convirtió en un verdadero icono y la vuelta a la primera línea por la puerta grande.

En esta vuelta se ha de enmarcar la Píldora de hoy, un tema compuesto en 1956 pero que hasta su versión por Elvis en 1969 no tendría ningún éxito. Tras Suspicious Minds vendrían los años de los estrafalarios trajes cargados de piedras y brillos varios, que aún, no obstante, tuvieron al mejor Elvis sobre los escenarios. No sería ya hasta su último año de vida, en 1977, cuando los excesos con las drogas y la comida mostraron a la sombra del que ya era uno de los mayores mitos del rock and roll.

Aquí lo tenéis. Por cierto, la cara B del single, "You'll Think Of Me", es otra auténtica delicia. Esta la dejo averiguar para los más curiosos e inquietos...

Elvis Presley – Suspicious Minds (por Spotify)



Hasta la próxima.

viernes, 18 de septiembre de 2009

Gold, Spandau Ballet, 1983


A pesar de que este tema es de los que he oído durante muchos años, uno de los recuerdos a los que lo asocio es a ir a la playa de piedras de Sitges con ocho o nueve años, entre otras canciones de la época y aún anteriores. Supongo que no es para menos: fue uno de los temas más radiados de la segunda mitad de 1983, y pronto se convirtió en imprescindible de cualquier radiofórmula de los años ochenta.

De hecho, esta fue la suerte del exitoso álbum al que pertenecía, True, y del que salieron otros dos hits, Communication y, especialmente, el single del mismo nombre que el LP, True. Número uno en numerosos países, supuso el estrellato para los Spandau Ballet, que tuvo en aquel 1983 su auténtico momento de oro.

Una forma de saber si un grupo neorromántico (estilo al que pertenecía por entonces la banda) tenía gran éxito era por las veces en que aparecía en portada de revistas como Super Pop o Nuevo Vale (¡aún Existenz!), destinadas a un publico eminentemente femenino y adolescente. Sin embargo, hay que decir que aparecer en aquellas portadas tenía un lógico efecto secundario: a los chavales de barrio nos parecían unos afeminados (obviamente usábamos otro término) de música para niñas.

Y así, buena parte de una generación no pudimos o no quisimos apercibirnos de que, entre todos aquellos grupos, algunos tenían realmente calidad, como los Spandau Ballet o Duran Duran, otros imprescindibles de aquellas portadas chillonas. Un servidor, hasta muy bien entrada -y casi salida- la veintena no empezó a darse cuenta de que bastantes de aquellas canciones que salían en la radio no estaban tan mal... o quizá me hacía mayor. Bien, en cualquier caso, más vale tarde que nunca.

Spandau Ballet – Gold (por Spotify)




Hasta la próxima.

jueves, 17 de septiembre de 2009

Three Little Birds, Bob Marley, 1980


La Píldora de hoy os sonara muchísimo a todos los que hayáis estado más de quince minutos cerca de mi. De hecho, cuando empieza a sonar por la radio, vuestra reacción muy probablemente acaba siendo la siguiente: "tío, ¡coge el puto teléfono de una vez!". A lo cual mi respuesta, tras echar compulsivamente la mano al bolsillo del tejano al sentir la melodía es "coño, pues no soy yo".

Efectivamente, este tema de Bob Marley & The Wailers, Three Little Birds, es mi tono del móvil y, dicho sea de paso, desde hace bastante tiempo.

Esto no deja de tener su gracia. A pesar de que Bob Marley tiene algunos temas geniales, la verdad es que el reggae no es mi estilo más recurrente, que digamos. Vamos, que lo lleváis mal para verme con rastas (y cada año, me temo, peor...) y ataviado con enormes hojas de maría sobre fondo rojo, verde y amarillo.

Sin embargo, Three Little Birds es una canción de un buen rollo espectacular, de lo más positivo que uno se pueda imaginar. Y además, era el tema estrella de la versión que Will Smith hizo del film Soy Leyenda (2007) cuya novela sobre el último hombre sobre La Tierra (como el Mecanoscrit del segon origen, pero sin tanta hormona) disfruté mucho en mi adolescencia. Y además, me gustó la peli.

Como fuera, este tema que me acompaña unas 57 veces al día, más o menos, tiene una historia peculiar. A pesar de que se incluyo en el grandísimo LP Exodus, de 1977, no se lanzó como single hasta ¡1980!. Por cierto, se trata de una de las canciones más versionadas de Bob Marley.

Aquí os lo dejo. En cuanto a los amiguetes, bien, estad conmigo un par de horas, y lo aborreceréis...

Bob Marley & The Wailers – Three Little Birds (por Spotify)





Letra de la Píldora.
 
Hasta la próxima.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

Tonight, Tonight, The Smashing Pumpkins, 1996


La forma en que conocí a la canción Píldora de hoy es un tanto curiosa, y se relaciona más con el gusto por el cine que con otra cosa. Más o menos a principios del verano de 1996 estaba en casa de mis padres cuando crucé el comedor. La tele estaba puesta, pero por algún motivo extraño, sin volumen (más aún cuando, de hecho, siempre la veíamos en el aparato de la salita). Al pasar por delante, vi unas imágenes que inmediatamente asocié a la famosa película de Georges Méliès, Viaje a la Luna (1902), esa tan antigua en la que un cohete en forma de supositorio rechoncho acaba en el ojo de nuestro satélite.

La imagen no me llamó la atención en un principio, pero al segundo giré la cabeza ¿estaba en color? En 1902 aún ni se soñaba con este efecto en el cine, pero algunos años antes de 1996 había existido una polémica sobre el color artificial en algunos clásicos como Casablanca (1942) o El Halcón Maltés (1941) y quería saber si también se habían atrevido con el filme de Méliès.

Por suerte no. Rápidamente desestimé la anterior posibilidad cuando en plena filmacion apareció un tipo en primer plano cantando con chistera. Entonces caí en que tal vez la imagen no era sin sonido, sinó que la tele no lo tenía subido. Y ya puestos, le di al volumen. En diez segundos me enganchó la canción, en pleno estribillo a ritmo de redoble de tambor, y sólo entonces le empecé a ver la gracia al vídeo. Hoy me parece realmente muy bueno, dicho queda.

Tonigh, Tonight se lanzó como cuarto single del álbum Mellon Collie And The Infinite Sadness (de octubre del 95) el 15 de abril de 1996, e inmediatamente se colocó en los puestos más altos de las diferentes listas de éxitos internacionales. En este sentido, consolidó aún más el éxito de una banda que entonces ya era tremendamente conocida: por esta época, más o menos, aparecieron Los Simpson, un auténtico indicador de la fama en Estados Unidos.

Sin más, os dejo recodar el tema Píldora de hoy.

The Smashing Pumpkins – Tonight, Tonight (por Spotify)

Y el estupendo vídeo, realmente a lo Méliès. Por cierto, que por esta época se rodaba en el mismo lugar Titanic, y el director tuvo serios problemas para disponer de ropas de época...




Hasta la próxima.

martes, 15 de septiembre de 2009

Un día en el mundo, Vetusta Morla, 2008


No es muy normal que a tu LP de debut la prensa especializada lo califique como "el mejor primer disco de un grupo en la historia del rock español". Teniendo en cuenta la vastedad de tal historia, a lo mejor la frase es un poco desproporcionada, pero sin duda, Un día en el mundo, álbum que contiene al tema homónimo Píldora de hoy, se encuentra entre los mejores lanzamientos jamás hechos en el panorama musical español.

Es necesario decir que no se trata de un reconomiento gratuito y porque sí a unos completos desconocidos recién llegados. La historia de Vetusta Morla se inicia nada menos que en 1998, en la localidad madrileña de Tres Cantos. Su carrera fue, por decirlo de alguna manera, lenta, como la tortuga Morla de la novela de Michael Ende La Historia Interminable, y que inspiró al nombre de la banda.

Ganadores de varios premios, hasta 2005 su producción se limitó a varias demos y un EP, esos discos a medio camino entre el single y el larga duración. Y después, tres añitos más hasta llegar al espectacular álbum Un día en el mundo. Por lo tanto, a pesar de que éste último se puede definir como una ópera prima, la verdad es que los muchachos ya tenían recorrido lo suyo... hasta el punto de que para lanzarlo ¡tuvieron que crear su propia discográfica! Eso es perseverancia con un par.

Y en cuanto al tema que hoy os receto, es una verdadera joya, que junto a otro pedazo de canción del álbum, Copenhague, sobresale por encima de las demás. Por lo menos, el esfuerzo y la calidad tuvieron su recompensa. Así, tras el lanzamiento del LP en febrero de 2008, casi sin querer molestar, los premios y reconocimientos comenzaron a llover sobre la banda: sin ir más lejos, en diciembre quedó en segundo lugar en el ránking de favoritos de la MTV, cadena especialmente atenta (nótenme la ironía) a trabajo de pequeños grupos independientes.

Espero que lo disfrutéis...

Vetusta Morla – Un Día En El Mundo (por Spotify)

El vídeo, por su parte, fue nominado en el Festival de Cine de Málaga.



Hasta la próxima, otro día en el mundo.

lunes, 14 de septiembre de 2009

Why Does My Heart Feels So Bad?, Moby, 1999


La Píldora de hoy, además de ser un delicioso tema, forma parte de la pequeña banda sonora de mi casa por partida doble, junto a todo el álbum al que pertenece, Play, del norteamericano Moby (nacido exactamente nueve años antes que un servidor, por cierto).

Digo por partida doble, porque lo tengo asociado a dos situaciones muy concretas. En primer lugar, cualquiera de los que hayan (o hayáis) venido a casa a comer o a cenar sabrán que siempre hay música de fondo. En esto, mi Santa es muy rigurosa, y no deja que suene cualquier cosa (je, je, je... y bien que hace). Si bien tenemos docenas de discos y CDs, apenas seis o siete se consideran aptos para una cena, y el que más números tiene es el LP de Moby que incluye a la Píldora de hoy. Consecuencia 1: cual reflejo pavloviano, ahora cada vez que lo pongo siento una necesidad irresistible de comer algo...

La segunda situación será tremendamente familiar a todos los que se han emancipado durante los ultimos diez años. Lamparas KVART, mesas LIATORP y demás trastos de nombres suecos (o a saber) programados para su autodestrucción al cabo de uno o dos años, son, admitámoslo, una avanzadilla del infierno de Dante en la Tierra. Y por el que casi todos hemos pasado en sagrada penitencia. En mi caso fue sobre todo en la Semana Santa de 2002, -toma penitencia- poco antes de ocupar nuestro actual hogar. Pues bien, Play fue la música que me permitió sobrellevar tamaño castigo nórdico. Consecuencia 2: mientras voy a la nevera a coger algo a causa de la Consecuencia 1, necesito tener una llave Allen a mano.

Por lo demás, el mencionado LP ha vendido desde su lanzamiento en mayo de 1999 nada menos que diez millones de copias, y ocho de sus temas funcionaron como singles, hasta entrado el año 2001. Técnicamente, casi podría decirse de Play que es un álbum recopilatorio, tantos son los éxitos que incluye. El tema de hoy, bien conocido, fue el cuarto de esta particular lista de hits.

Moby – Why Does My Heart Feel So Bad? (por Spotify)

El vídeoclip, de dibujos animados casi trazados por un niño de seis años, personalmente, me emociona cada vez que lo veo.



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

domingo, 13 de septiembre de 2009

A Thousand Miles, Vanessa Carlton, 2002


¡Contra todo pronóstico inicial del que suscribe esto, hemos pasado de las 1.000 entradas! ¡Y en menos de un mes! Sólo puedo decir: ¡Muchísimas gracias! Como pequeño agradecimiento, os dejo la Píldora de hoy, A Thousand Miles, las 1.000 millas que Vanessa Carlton llevó al éxito mundial en 2002.

Tema de grandísima elegancia, con gran protagonismo del piano -instrumento del que Carlton es especialista-, formó parte del álbum de debut de la norteamericana, Be Not Nobody. Rápidamente se alzó al Top Ten de numerosos países, llegando al número 1 en Australia, entre otros.


Como curiosidad, el parto del tema fue bastante largo. Carlton comenzó a escribirlo en 1998 en casa de sus padres. Sin embargo, pasó muchos meses en dique seco, por bloqueo creativo de la artista. Un día, toco la parte que tenía ante un productor, que le instó a acabarla. Lo hizo en una hora. Sin embargo, aún pasaría mucho tiempo antes de ser grabada definitivamente. No lo hizo hasta 2001.

Os dejo con estas 1.000 millas. Y ahora, a por las siguientes...

Vanessa Carlton – A Thousand Miles (por Spotify)



Hasta la próxima.

sábado, 12 de septiembre de 2009

California Dreamin', The Mamas & The Papas, 1965


La Píldora de hoy es otra de esas que, como las aspirinas, hemos tomado docenas de veces, y aún alguna más. ¿Quién no conoce California Dreamin', aunque sólo sea su estribillo? Asociada normalmente al entonces naciente movimiento hippie, el tema tuvo una génesis bastante anterior. De hecho, se compuso en 1963 por el matrimonio formado por John y Michelle Phillips, que luego formarían el 50% del grupo vocal protagonista de hoy, The Mamas & The Papas.

El grupo, ya completado en 1965 por Denny Doherty y "Mama" Cass Elliot, lanzó en noviembre de aquel año su segundo single, protagonista de hoy. Su estilo folk pop y sus bellas armonías vocales lanzaron al tema al puesto nº 4 del Billboard norteamericano, y acabó siendo uno de los estandartes musicales de la década.

Paradójicamente, a pesar de que acabaría siendo la canción por antonomasia del grupo, fue su siguiente single, el también conocido Monday, Monday. su único número 1 en ventas. De hecho, en España, el single introductorio de la formación, y el más conocido por los que entonces eran jóvenes, fue éste último, que llevaba en la cara B -lo que son las cosas- a California Dreamin'.

Para acabar, un chismorreo. En su vida privada, el grupo parecía casi una fiesta de swingers. Resulta que Michelle Phillips, la esposa de John, tenía un lío con el otro miembro masculino de la formación, Doherty. Éste, en una confidencia se lo contó a Cass Elliot, que se puso furiosa porque estaba secretamente enamorada de Doherty... para colmo, John acabó cazando in fraganti a los dos tortolitos. Anda que si llega a caer esta historia en manos de Jorge Javier Vázquez...

Y aquí os dejo con la Píldora de hoy.

The Mamas & The Papas – California Dreamin' (por Spotify)

Y el vídeo. Para los que guste poner cara al chismorreo anterior, John Phillips es el del bigotillo y guitarra; Doherty, el de la perilla, justo al lado. La mujer de John, Michelle, es la rubia de más a la izquierda, y Cass la más rellenita con cara de buena gente...




Hasta la próxima.


viernes, 11 de septiembre de 2009

La Estatua del Jardín Botánico, Radio Futura, 1982


Tras veintitantas entradas de pop y rock en inglés (la de Serrat fue un caso emocionalmente aparte), es el momento de abrir de forma estable el mercado Made In Spain y de elaborar Píldoras de fabricación autóctona.

¡Y qué dificultad para escoger! La historia del pop y del rock en español tiene ya medio siglo, y a lo largo del mismo ha ido creando temas que en nada tienen que envidiar a los hechos en el potente mundo musical anglosajón. Con los años, incluso ha llegado a crear un estilo propio, más allá de las primeras adaptaciones de sonidos foráneos al castellano.

Finalmente, escogí este magnífico tema de Radio Futura, La Estatua del Jardín Botánico. Con él , en 1982 la banda comenzó su carrera profesional, tras el impacto casi amateur de la irónica Enamorado de la Moda Juvenil. En aquel año, en pleno apogeo de la Movida, yo tenía apenas unos ocho años, y recuerdo que cuando sonó la Píldora de hoy en la radio, me quedé enganchado (como si fuera ayer, recuerdo extrañado aquel curioso estribillo, "soy metálico, en el Jardín Botánico"). Y más de un cuarto de siglo después (!) me sigue pasando si me lo encuentro en el dial.

El tema se convirtió rápidamente en un éxito y acabó de consagrar como grupo de moda a Radio Futura. Sin embargo, a medida que avanzaron los ochenta, sus posteriores discos causaron un impacto todavía mayor, hasta convertir a la banda de Santiago Auserón -Juan Perro- en todo un referente obligado no ya de la década, sinó de la historia del Pop en español.

Radio Futura – La Estatua Del Jardin Botánico (por Spotify)

Y el moderno videoclip para la época, con Juan Perro ejerciendo, como no, de estatua en el Jardín Botánico.



Hasta la próxima.

jueves, 10 de septiembre de 2009

Fortunate Son, Creedence Clearwater Revival, 1969


Ayer, un colega que vio el blog me comentó que era muy "inglés". Ciertamente, a pesar de que hay temas made in USA, son minoritarios. Supongo que la cabra tira para Trafalgar Square... en todo caso, para parar el golpe, he dedicado la Píldora de hoy a un grupo quintaesencia del rock de sonido americano al 200%: la Creedence Clearwater Revival, banda mítica californiana de finales de los sesenta que patentó un sonido inconfundiblemente de barras y estrellas.

Fortunate Son es uno de esos temas que se asocian -sí o sí- a aquellas escenas de películas del Vietnam en las que un helicóptero sobrevuela la selva para soltar o recoger tropas, como la que daba comienzo al Equipo A (¿os acordáis de esta entrada: "en 1972, cuatro de los mejores hombres del ejército américano fueron arrestados por un delito que no habia cometido..."?). De hecho, en Forrest Gump (1994) el tema de hoy acompañó precisamente a la escena en la que Tom Hanks va en helicóptero...al Vietnam.

Esta asociación entre este tema y la guerra del Vietnam no es gratuita. Grabada y lanzada en 1969, la letra es un duro alegato contra el conflicto que por entonces desangraba al ejército americano en Indochina.

Tanto por su calidad musical como por su mensaje, inmediatamente recibió el favor del público, y se colocó en el puesto 14 de los charts americanos. Un año más tarde, recibió un Disco de Oro, y tiempo después la revista Rolling Stone la situó en el puesto 99 de su lista con los 500 mejores temas de la Historia.

Os dejo que lo disfrutéis.

Creedence Clearwater Revival – Fortunate Son (por Spotify)




Hasta la próxima.



miércoles, 9 de septiembre de 2009

Karma Police, Radiohead, 1997


Al principio de montar este blog, la intención no era más que poner canciones de mi gusto -que ya tenía en mente- con un par de comentarios alrededor. En lo esencial, esto no ha variado, pero la estupenda respuesta que todos los amiguetes –en argot Santiago Segura- me estáis dando, está teniendo un efecto imprevisto al principio de todo, hace menos de un mes. Estar especialmente animado a la hora de crear un post me está obligando cada vez más a pensar en la selección musical y todo lo que conlleva. Vamos, que me lo estáis haciendo currar cada día más.

Así que estoy empezando a buscar inspiración por todas partes a la hora de escoger qué poner, pasando en cada caso un tiempo en decidir y descartar temas (que no siempre pueden gustar a todo el mundo, faltaría más) y poner la oreja en las situaciones más insospechadas hasta hace nada. Lo de la Píldora de hoy es un ejemplo clarísimo de esto último.

En éstas lides de escoger tema estaba mientras iba por el pasillo del metro de la L4 en Verdaguer cuando escuché a un músico tocar en acústica este Karma Police de Radiohead, un tema oscuro y casi somnoliento incluido en el magnífico LP OK Computer de 1997, pero que considero a la vez musicalmente muy cautivador.

Y aquí está, hecho Píldora. Además, me pareció ideal tras el trallazo sónico de ayer. En otras circunstancias probablemente no hubiera prestado atención a aquel músico. Cosas de la creatividad. O de la falta de ella, depende de cómo se mire… en todo caso, para que luego digan que Internet no es interactivo. ¡Esto es por culpa vuestra!

Un abrazo, y seguimos preparando más Píldoras.

Radiohead - Karma Police (por Spotify)





Hasta la próxima.

martes, 8 de septiembre de 2009

Main Offender, The Hives, 2001


En ocasiones, las cosas más insospechadas te hacen recuperar un tema que en su día habías rallado y luego dejado en un segundo plano. Es el caso de la Píldora de hoy, un trallazo de guitarras a golpe de rythm´n´blues casi punk de lo más pedrestre, pero absolutamente magnético: era sonar esto y ahí andaba berreando "Aim on mai guuueeeeyyyyy!!!". Lo del air guitar ya citado en otro post comenzaba a parecerme algo garrulete, pero aún se me iban los brazos si no me controlaba...

Por suerte, varios años después, a los frikis de simular guitarras gesticulando como monos se nos apareció un invento espectacular: el Rock Band (o el Guitar Hero, depende del caso). Yo me lo pillé hasta con batería. Por cierto, que nunca se me ocurrió comprar una guitarra de verdad... acabé con un piano eléctrico. Misterios de la instrumentación aérea, a saber.

Pues resulta que en el Rock Band salía esta joya. ¡Se había hecho el milagro! ¡Por fin podría parecer que tocaba la guitarra y no quedar como gilipollas integral! ¡O al menos, no tanto! Y aquí está, como Píldora de hoy. Musicalmente, los suecos The Hives -herederos del mejor garage nórdico de finales de los ochenta- lanzaron Main Offender como single el 3 de septiembre de 2001, bastante después del LP al que pertenecía, Veni, Vidi, Vicious, de abril de 2000. En todo caso, ambos, single y LP, se relanzarían en la primavera de 2002, que es cuando empezó a sonarme la canción.

Ah, una curiosidad de bon vivant: el tema acompañaba a un anuncio de Agent Provocateur protagonizado por Kilye Minogue. Para que se te olvide, vamos.

The Hives – Main Offender (por Spotify)




Por cierto, mañana sale el Rock Band con canciones de The Beatles... habrá que afinar la Wii...

Hasta la próxima.



lunes, 7 de septiembre de 2009

Do You Want To, Franz Ferdinand, 2005


Que el britpop como movida se quedó en los 90 parece algo fuera de toda duda. Sin embargo, el pop británico continuó adelante gracias a que algunos de sus grupos sobrevivieron adaptando en mayor o menor grado su sonido, mientras que otros de nuevo cuño aparecieron en escena relevando en el éxito a los anteriores. Este último es el caso de Franz Ferdinand, grupo escocés intérprete del tema Píldora de hoy, Do You Want To.

Existe la opinión de que el pop indie inglés de los noventa se nutrió del de los años sesenta, y que la gran innovación de Franz Ferdinand fue sustituir esta base por un sonido más inspirado en bandas como los Talking Heads. Estoy bastante de acuerdo. Su uso sin complejos de guitarras y sintetizadores junto a ritmos que en ocasiones sirven tanto para un pub como para una discoteca, avalarían esta opinión. Música perfecta para una fiesta, en definitiva.

Un ejemplo muy claro de lo anterior es Do You Want To, un tema divertido y fresco incluido en su segundo LP You Could Have It So Much Better, de 2005. Lanzado el 19 de septiembre de aquel año, el single llegó al cuarto puesto de las listas británicas y se colocó en puestos de honor en numerosos otros charts.

En cuanto al vídeo, es una cachonda visión de las inauguraciones de exposiciones artísticas, esas que cada jueves -el día de la semana más típico, según creo- suelen reunir a los amantes de las croquetas (ojo, es una gran pasión) y, en menor medida, del arte.

Franz Ferdinand – Do You Want To (por Spotify)

Y el vídeo guasón,



Hasta la próxima.

domingo, 6 de septiembre de 2009

Eloise, Barry Ryan, 1968


Cierta noche a la hora de la cena, allá por el año 1988 (cumplía catorce añitos de edad, mire usted), recuerdo que en un programa de televisión aparecía presentado Tino Casal estrenando un nuevo single. Como siempre, estábamos los cuatro miembros de la familia viendo la tele, básicamente la primera cadena. Entonces aún sólo habían tres canales disponibles, pues el 33 aún no había iniciado sus emisiones regulares, las privadas estaban todavía por caer, y el concepto de tele digital se limitaba al uso del dígito para cambiar de cadena...

El tema que estrenó no fue otro que Eloise, y nos quedamos a escucharlo hasta el final. Esto era señal de que nos gustaba a todos, ya que estas actuaciones eran ideales para cambiar de canal o ir al lavabo o a la cocina, y con la pedazo de oferta televisiva que había, acababan siendo piezas de la casa bastante frecuentadas. A mí, personalmente, aquella canción me encantó.

Pocos años después descubrí escuchando Radio 80 Serie Oro (la emisora que precedió a la actual M80) la misma canción pero en inglés, y cantada con menos sofisticación que la versión de Casal, pero con mucho mas desgarro. Y aún me encantó más que la primera vez que la escuché en voz del asturiano.

Se trataba de la Píldora de hoy, la versión original interpretada por Barry Ryan y que compuso su hermano gemelo Paul. Es un tema melódico pero muy potente, que llegó al número 2 en el Reino Unido, y al 1 en diecisiete países aquel año 1968. Por cierto, la canción tuvo otro momento de gloria en 1986, cuando el grupo new wave The Damned la versionó y la volvió a colocar en el tercer puesto de las listas de éxito británicas.

Vamos, que estamos ante una Píldora que siempre ha sido garantía de éxito. Espero que os guste en su versión original.

Barry Ryan – Eloise (por Spotify)

El vídeo es una actuación en el programa alemán Beat Club, que ya hemos conocido en alguna Píldora anterior. Ciertamente, las modas estéticas pasan...




Y como no, un link al vídeo de la versión de Tino Casal...

Tino Casal - Eloise

Hasta la próxima.

sábado, 5 de septiembre de 2009

No One Does It Like You, Department Of Eagles, 2008


Como en algún otro día ya comenté, una de las cosas mejores de escuchar música es ir descubriendo a pesar del tiempo grupos y artistas nuevos de gran calidad, imprescindibles para no caer en la gilipollez de que cualquier tiempo pasado fue mejor. Aunque cuando pones el dial de la radio a menudo lo parezca. Y mucho.

Uno de los descubrimientos más recientes (no el único, como futuras Píldoras dejarán bien patente) es el grupo responsable del tema de hoy, No Ones Does It Likes You, de los neoyorquinos Department Of Eagles.

En realidad, el tema me llegó recomendado por mi Santa (en cierto modo responsable del blog que aquí tenéis, pero eso lo explicaré otro día) a partir del vídeo. Éste es realmente magnífico, un sólo aparentemente ingenuo y desenfadado alegato contra todas las guerras del que te acaba quedando un cuerpo más que fino cuando termina. Uno de los mejores video clips recientes que he visto, sin dudarlo.

En cuanto al tema en sí, es el primer single del álbum de 2008 In Ear Park, lanzado en octubre. Mantiene un estilo suave e increíblemente beatle (incluso la voz recuerda a la de John Lennon), que contrasta aún más con el mensaje demoledor del vídeo. La letra, que podría ser una carta de amor cualquiera de un chico que está lejos de su chica, junto a esas imágenes, es especialmente emotiva.

En fin, sin más, ahí os lo paso.

Department Of Eagles – No One Does It Like You (por Spotify)

Y aquí el vídeo, por cierto, premiado el pasado mes de marzo por el Museo de Árte Moderno de Nueva York (MoMA).



Hasta la próxima.

viernes, 4 de septiembre de 2009

Born To Be Wild, Steppenwolf, 1968


La Píldora de hoy es un homenaje a los amantes de las dos ruedas, especialmente meritorio viniendo de alquien cuyo periplo encima de una moto se ha limitado en toda su vida a 40 minutos contados llevando una Scoopy de la casa Peugeot. Muchos ni siquieran considerarían a este artefacto propiamente una "moto", pero para mí ha sido lo más cercano que he estado de sentirme un Ángel de Infierno. Al menos, no me caí.

Dicho lo anterior, este tema, quintaesencia del sonido rock americano, fue lanzado en 1968 por la banda canadiense (o sea, medio ingleses, je, je) Steppenwolf. Rápidamente se convirtió en un éxito, pero el motivo de que trascendiera a la música de su década se produciría un año más tarde.

Tres tipos, el literato y guionista Terry Southern, y los actores Dennis Hopper y Peter Fonda -el hijo del grandísimo Henry, hermano de la multifacética Jane y padre de Bridget- escribieron un guión que en 1969 dirigiría el propio Hopper. El film, protagonizado por éste último y por Fonda -como veis, todo quedaba en casa- no era otra cosa que un viaje contracultural a la norteamérica profunda a golpe de moto y asfalto. Efectivamente, lo habéis adivinado, se trata de Easy Rider.

La película, premiada en el Festival de Cannes, tiene algunos momentos memorables, aunque, sin duda, el más conocido es el de los créditos iniciales, cuando Hopper y Fonda, subidos en sus respectivas Harley Davidson, cabalgan bajo el fondo músical del tema de hoy. Por otra parte, no es la única joya de la banda sonora. Así If 6 was 9, de Jimi Hendrix o la grandísima The Weight de The Band, también forman parte de la leyenda del film.

En fin, los moteros, sin duda, se sabrán de memoria esta película. Porque, ahí lo dejo, si no la han visto, ni son moteros, ni son nada...

Y tras este desafío, ahora corro a esconderme. O a huir en la Peugeot.

Steppenwolf – Born to Be Wild (por Spotify)

El video clip es una actuación del grupo en el clásico programa alemán de televisión Beat Club, ya en 1969. Tela, los pelos del teclista.



Ah, un regalito más para los mitómanos de las dos ruedas: dejo el link a los diez minutos iniciales de Easy Rider, hasta los ya celebérrimos créditos a ritmo de Born To Be Wild.

Intro de Easy Rider

Hasta la próxima.