martes, 31 de mayo de 2011

We Have All The Time In The World, Louis Armstrong, 1969


Hoy es uno de esos días en los que puedo decir que me iré a dormir con un buen regusto en el cuerpo. Movido, sí, pero en ese sentido que te da la convicción de que ha merecido la pena. Así que me he decidido por una canción que me produce exactamente la misma sensación. 

En realidad, no es la primera vez que se cita al tema de hoy en las Píldoras. Hace varios meses traíamos por aquí The Man With The Golden Gun, de la escocesa Lulu, mi tema favorito de todos los que pasaron por las pelis de James Bond... junto a este que Louis Armstrong interpretó para 007 al servicio de Su Majestad

Curiosamente, si el primero era el que menos le gustó a John Barry, el autor de casi todos los clásicos musicales Bond, We Have All The Time In The World le provocaba el efecto contrario. La consideraba, junto a Goldfinger, su composición predilecta.

Como nota a pie de página, aquella película, además de la interpretación de Armstrong, supuso otra rara avis: fue la primera vez que Sean Connery no hacía de agente secreto, papel que ocupó un modelo australiano, George Lazenby. Pero la cosa resultó sosita a pesar de tanto encaje y chorrera, así que el muy machurrio Connery volvería a coger brevemente la Walter PPK hasta su relevo definitivo por el más histriónico Roger Moore. 

Ah, no le hagáis mucho caso al clip, casi más pensado para un karaoke que para una promoción seria. Tuvo que ser montado ya en los noventa, que fue cuando la canción conseguiría entrar en listas, más de un cuarto de siglo después de su lanzamiento a causa de un anuncio de cerveza. Eso sí, lo hizo a lo grande: alcanzó el tercer puesto de las listas británicas. Todo lo bueno se hace esperar, desde luego.

We Have All The Time In The World (por Goear)



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

lunes, 30 de mayo de 2011

Under Pressure, Queen & David Bowie, 1981



Ya véis a qué hora me pongo a escribir hoy... pero la culpa -por así decirlo- es de Montse. Y es que hoy es su cumpleaños, y ha estado un rato atendiendo a todos los mensajes que le han llegado de felicitación. Para que luego diga que no es sociable, la muchacha...

En fin, aquí os dejo con la que ella considera que es "la mejor canción de rock del mundo", Under Pressure. Y es que la niña no es tonta, no: ha escogido un tema en el que trabajaron juntos nada menos que Queen y David Bowie. Eso sí que era un quinteto y no el de la muerte. 

Sea como sea, dedicada la dejo. Montse: que acabes el día con la sensación de que ha sido tu mejor cumpleaños de todos. Hasta el año que viene, por supuesto. Un besito (y hasta aquí puedo escribir...).

Under Pressure (por Goear)



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

domingo, 29 de mayo de 2011

Surfin' Bird, The Trashmen, 1963

Los adjetivos que mejor describirían al tema de hoy podrían estar entre la lista siguiente: majara, surrealista, esquizofrénica, friki, broncas, borrachina, desquiciada... y sin embargo, en los idílicos primeros sesenta fue uno de los temas más famosos de cuantos se lanzaron. Hasta el punto de que todavía hoy es muy fácil escuchar tatarear su... inclasificable letra. 

La propia génesis de Surfin' Bird es ya en sí de juzgado de guardia. En 1962, un desconocido grupo, The Rivingstons, lanzaron dos singles de moderado éxito, The Bird's The Word y Papa-Oom-Mow-Mow, bastante parecidos entre sí. Pues bien, poco después, una banda de aires surf, The Trashmen, decidió fundirlas en una sola... por accidente, ya que cuando la interpretaron por primera vez en directo ¡ni siquiera sabían que ambas procedían del mismo grupo! Es más, ¡ni conocían al mismo!

Durante aquella actuación, Steve Wahrer -el batería y vocalista del grupo, y el tipo que por culpa de la mala calidad del vídeo parece un ectoplasma epiléptico y con brotes psicóticos-  hizo una actuación tan desenfrenada que les recomendaron que la grabaran inmediatamente. Éxito total: aquel experimento de voces distorsionadas alcanzaría nada menos que el cuarto puesto del Billboard norteamericano. 

Pero aquella no fue la última ocasión en que el tema protagonizaría una excéntrica escena. Por si no os lo imaginábais, nada menos que en 2010 Surfin' Bird ocupó el tercer puesto de las listas británicas. La causa no fue algún añejo revival: antes bien, se debió a una iniciativa de los usuarios de Facebook de allá, que pretendieron poner a esta estrafalaria canción por encima en las listas navideñas del tema lanzado en este sentido por el concurso Factor X. Casi lo consiguió. 

Por lo demás, ¿qué se puede esperar de uno de los temas favoritos del ínclito Peter Griffin?

Surfin' Bird (por Goear)



Hasta la próxima.

sábado, 28 de mayo de 2011

Mis-Shapes, Pulp, 1995


Ya he referido que uno de los mejores álbumes de 1995 fue, sin ningún lugar a dudas, Different Class, de los británicos Pulp. Y, desde luego, de los que más me impactaron musicalmente:  como prueba, las tres Píldoras dedicadas a los británicos hasta ahora -incluida la que tenéis delante- proceden todas de aquel mismo magnífico disco. 

Mis-Shapes era el tema con el que se abría, y que remarcaba enormemente el ambiente que iba a suceder a continuación: temas en los que se reclamaba un poder para las nuevas generaciones (en minúsculas, mucho ojito...) basado en la no violencia y en marcar la identidad propia de grupo como la principal arma para cambiar las cosas. El mismo CD, en su carpeta interior ya incluía toda una declaración de principios: "No queremos problemas, sólo el derecho a ser diferentes. Eso es todo"

¿Os suena a algo de estos días por las plazas de España? Pues cuando esta mañana, casi por azar, me encontré con la canción que tenéis delante y fui rememorando su letra a medida que lo escuchaba, se me dibujó una sonrisa de medio lado al ver cómo se adaptaba perfectamente a este evidente despertar de la gente peleando por lo suyo... sin violencia.

Como muestra, uno de mis pasajes favoritos: "hermanos, hermanas, ¿lo podéis ver?/ el futuro es tuyo y mío/ no habrá luchas en las calles/ creen que nos tienen apaleados/ pero la venganza será tan dulce". Sencillamente, espectacular. O este otro: "queremos las cosas que no nos permitís/ no usaremos pistolas/ no usaremos bombas/ usaremos aquello de lo que vamos más sobrados: nuestras mentes". La gallina de piel, como diría el filósofo. 

Mis-Shapes alcanzó el número dos en las listas de singles británicas, manteniendo las tremendas ventas de Different Class, que se alzó hasta el uno de álbumes. En cuanto al clip, recogía un  divertido cuadro ¿costumbrista? de una fiesta en una discoteca, similares a las que frecuentaba en su día (por entonces) un servidor. Y un último apunte: qué curioso vídeo con aquella letra, ¿no?

Pulp – Mis-Shapes (por Spotify)



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

viernes, 27 de mayo de 2011

Capitán Trueno, Asfalto, 1978


Lo siento, Pildoreros, pero hoy toca otra vez sermón y misal, y creo que no puede ser de otra manera. Porque indignación es el único sentimiento que recorría mi cuerpo al ver las imágenes de esta mañana en la Plaza de Cataluña de Barcelona, con partidas de policías autonómicos repartiendo leña entre los acampados -jóvenes y mayores- con el pretexto de limpiar el lugar. 

Y vaya si lo limpiaron. A hostia limpia, dando ejemplo de que la abyección de algunas órdenes policiales no era sólo patrimonio de los gobernadores civiles franquistas. También lo es de ciertos responsables democráticos. Lo cual me lleva a la reflexión de que la estupidez es ajena a ideologías: ningún partido respetable  (absolutamente ninguno) puede tolerar entre sus filas a fulanos con tan poco respeto por la ciudadanía.

En el fondo, me apena profundamente algo así mucho más allá de los heridos. Es una señal inequívoca de que muchos políticos todavía no han visto claro que los tiempos están cambiando, y que si no cambian ellos mismos, acabarán siendo barridos por una ciudadanía que está al borde del divorcio con sus dirigentes. Como ciudadano con vinculación política, no tengo por menos que observar lo que sucede y recoger todas las lecciones que de ello se desprenden para aplicarlas en mi modesto nivel.

Pero claro, por así decirlo, sólo soy infantería rasa, un individuo más cuya única posibilidad de actuación al respecto es aplaudir estas movilizaciones (no os engañéis, aún no es una "revolución" salvo en lo que respecta al cambio de hábitos de muchos al pasar de la tele a la plaza) y sumarme a ellas en tanto exigen regeneración. El ejemplo principal lo deben dar los que están ahora de dirigentes... u optar por dejar paso a otras maneras de ver las cosas.

Y, desde luego, no se da ningún ejemplo al ordenar cargas policiales. Antes bien, la única señal que se transmite es que una parte significativa de los que nos gobiernan ni han entendido nada, ni es posible que tengan la inteligencia mínima para entender algo. 
No perdamos ahora la oportunidad que se brinda para dar un salto adelante. Enviemos a tanto fútbol y a la telebasura a hacer puñetas. Y al ataque, coño. A ver si nos va a tener que salvar el Capitán Trueno, después de todo. 

Capitán Trueno (por Goear)

PS: por supuesto, la música, se me olvidaba tras el calentón. Capitan Trueno fue el primer y mayor hit de Asfalto, una formación cuyo estilo se movía entre un rock de corte muy urbano y ciertos aires progresivos, especialmente en sus inicios. El tema se convirtió rápidamente en un referente musical de la Transición al utilizar a la figura del célebre héroe creado por Víctor Mora como pretexto para luchar contra los que eran "los malos". Pues eso.



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

jueves, 26 de mayo de 2011

Turn To Stone, Electric Light Orchestra, 1977


Hoy apenas puedo destinar unos brevísimos minutos al tema del día, así que he preferido escoger uno de esos que no necesitan de demasiadas presentaciones. Y es que a pesar de que la ELO es una de esas formaciones que generan pasiones encontradas, defensores y detractores acérrimos, es indudable que marcó de manera muy significativa el pop sinfónico de los años setenta. 

Turn To Stone fue uno de sus éxitos más remarcables, dentro del famoso doble álbum Out Of The Blue, aquel con la célebre portada -que acabaría siendo distintivo del grupo- de un OVNI en forma de jukebox, esto es, de máquina de discos.

 En 1977, a pesar de la avalancha punk y new wave, aún era muy del gusto del personal el pop grandilocuente de aires sinfónicos, y Turn To Stone se aprovechó enormemente de ello. El tema logró entrar en prácticamente todos los Top 20 mínimamente relevantes, e incluso se marcó un número uno en Canadá.

Sin más, aquí os dejo a solas con la Píldora. Espero que no os convirtáis en piedra. 

Electric Light Orchestra – Turn To Stone (por Spotify)



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

miércoles, 25 de mayo de 2011

Fiesta Pagana, Mägo de Oz, 2000


¿Pensábais que iba a caer hoy el Cristo de Palacagüina, no? Pues os ha ido de un pelo... pero no. Como suele ser del gusto de este redactor, he tirado para el lado contrario de la balanza, y tras dos días de cristiano-marxismo musical, pues nada, nos vamos de fiesta. Y pagana, encima.

Por lo pronto, aquí os dejo con uno de los temas más emblemáticos de los peculiares Mägo de Oz. Y digo peculiares por su estilo que se hizo célebre a finales de los noventa mexclando el heavy metal y la música celta. Lo cual tiene su mérito, ya que la formación se creó en Madrid. 

La Fiesta Pagana suponía -en medio del potente y alegre ritmo- un duro alegato histórico contra la Iglesia Católica, en el que se hacían incluso referencias a la Inquisición y a los Comuneros de Castilla. Recuerdo que era muy curiosa la sensación de estar haciendo air guitar en el pub a la vez que recitabas a su manera la Historia de España. Y todo eso bien pertrechado de cervezas.  

Un último dato. Aquel single tenía como cara B un tema de título impagable, también incluido en su doble LP Finisterra: el Señor de los Gramillos. Debo admitir que la primera vez que vi el single, casi me llamó más la atención éste último tema que el primero. Cosas.

Ah, que sepáis que Elsa Baeza caerá tarde o temprano.

Mägo de Oz – Fiesta Pagana (por Spotify)



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

martes, 24 de mayo de 2011

Turn! Turn! Turn!, The Byrds, 1965


El tema de ayer, de los Housemartins, estaba salpicado de referencias más o menos veladas al cristianismo y al marxismo, como vimos. Pues bien, no eran ni la mitad de la cuarta parte de las que dispone este número uno absoluto de finales de 1965. Seguimos, pues, con la cruz y el martillo. 

Para empezar, considerar que Turn! Turn! Turn! tiene "referencias veladas" a la religion es, en realidad, como decir que Fernando Alonso conduce "un coche". Prácticamente toda su letra está incluida en el Antiguo Testamento, concretamente en el Libro de Eclesiastés. No obstante, la autoría de la canción se atribuye al cantautor Pete Seeger, que la musicó en 1959 y le añadió el último verso. 

Lo anterior, en cuanto a la cruz. ¿Y el martillo? Porque hasta ahora más bien se podría pensar que el tema es todo un triunfo de los ultras protestantes. Nada más lejos. En realidad, la letra era un canto a la paz en el mundo, lanzada por un cantautor que era un inquieto activista y uno de los relativamente escasos militantes del Partido Comunista de los Estados Unidos (que existe, para el que quiera apuntarse y vivir tranquilo entre sus vecinos de allá).

En 1965, The Byrds, que ya eran unos expertos en convertir temas folk en grandes hits pop, recogieron la canción y la transformaron a su estilo marcadamente melódico y eléctrico. El resultado hizo furor: durante la mayor parte de diciembre de aquel mismo año, Turn! Turn! Turn! coronó las listas del Billboard. 

Lo cual conduce a una curiosidad. En tanto Pete Seeger sólo añadió un verso, puede decirse que la letra data ciertamente de la Antigüedad. Por lo tanto, no es descabellado afirmar que el tema es el número uno con los textos más antiguos de cuantos han habido. Pero aún hay más: suele atribuirse el Eclesiastés nada menos que al... hum, mejor lo digo de esta otra manera: tenéis delante el único número uno compuesto por el Rey Salomón. Toma ya.

Turn! Turn! Turn! (por Goear)

PS: me reservo el derecho, si llegase el caso y ya puestos, a poner mañana El Cristo de Palacagüina. Quien avisa no es traidor. 



Letra de la Píldora (también la podréis encontrar en el Antiguo Testamento casi íntegramente)

Hasta la próxima.

lunes, 23 de mayo de 2011

Me And The Farmer, The Housemartins, 1987


Tras las dos últimas Píldoras en clave electoral, volvemos a lo que mejor se nos da por aquí: escuchar y hablar de música... entre otras muchas cosas, por supuesto. Francamente, en este país hay muchas, pero que muchas cosas por cambiar, antes de que nos podamos autocalificar de nuevo como "potencia mundial". Lástima que, de momento, un servidor ve muy difícil tanto una cosa como -no digamos- la otra.

Pero vamos al lío, que me enrollo sin remisión: ya volveremos a la cuestión en otro momento. No obstante, os aviso que el tema de hoy, el mismo que habéis seguro cantado y bailado en más de un pub, no deja de tener cierta significación política e ideológica.

¿Sorprendidos? Ciertamente, Me and the Farmer, aquella alegrona canción que los Housemartins clavaron en 1987, no era precisamente un bucólico retrato de las propiedades rurales inglesas. Antes bien, describía la mentalidad de pequeño terrateniente explotador de la que hacían gala sus dueños. Con un añadido curioso: junto a la intencionalidad proletaria de la letra, se añadían menciones recurrentes a Dios.

¿Más sorprendidos? Seguramente, los que sois o érais muy fans de los Housemartins no tanto, ya que el binomio Marx-Dios estaba presente en bastantes de sus temas, e incluso se citaba expresamente en algún disco: la contraportada de su mítico álbum London 0  Hull 4 incluía la sentencia "Toma a Dios. Toma a Marx. Ten esperanza". Vamos, casi una versión británica de Carlos Mejía Godoy o de Elsa Baeza.
 
Poco después del lanzamiento de Me and the Farmer, los Housemartins se separarían, pero uno de sus miembros, Norman Cook, acabaría siendo muchísimo más famoso incluso que su formación. Eso sí, bajo el nombre de Fatboy Slim, como uno de los padrinos del pop electrónico de finales de los noventa. Y es que los caminos de la Liberación son, a veces, inexcrutables.  

Me And The Farmer (por Goear)



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

domingo, 22 de mayo de 2011

Every 1's A Winner, Hot Chocolate, 1978



Apenas tengo un momento para preparar la Píldora de hoy, aunque no quiero que parezca escogida al azar. Y es que estamos en esa jornada donde todos los que se juegan un puesto político, municipal o autonómico, ganarán seguro Y si no, fijáos bien cuando sean las once o las doce de la noche: 

- Los que tienen más votos, por motivos lógicos. 
- Los que menos, porque han ganado sufragios. 
- Los que no han ganado ni eso, porque se han consolidado (esto es, no han desaparecido). 
- Y los que han desaparecido... bueno, supongo que no están muy contentos, pero no hay nadie para certificarlo. Así que, por si acaso, también a la saca.

Ya veis, todo quisque contento esta noche. A ganar se ha dicho.


PS: Sí señores, Hot Chocolate eran los que firmaron el mítico y stripteásico You Sexy Thing de Full Monty. Otro día volveremos con ellos... aunque para los amantes de los datos, Every 1's A Winner fue uno de los hits de la banda en 1978, con un puesto número 12 en el Reino Unido. Que no sea porque no os vayáis a dormir sin saber un poco más.  



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

sábado, 21 de mayo de 2011

Wild World, Cat Stevens, 1970


Ciertamente, hoy hubiera estado bien poner como tema Elected, de Alice Cooper. O Revolution, de los Beatles. O, mejor aún, Children Of The Revolution, de los T.Rex. Problema: llevamos ya unas 640 Píldoras y, bajo los motivos más diversos, los tres temas ya han salido por estos campos.

Con todo, aunque el espíritu original de la letra del célebre hit de Cat Stevens era otro bien distinto, un título como ese bien vale la dedicatoria de hoy. Y es que, como de costumbre en víspera electoral, me sale el ramalazo paterno-votivo. 

Y de nuevo debo insistir en el mensaje: independientemente de cual sea vuestra tendencia política, e incluso aunque no la tengáis, votad mañana. Y votad en conciencia. 

Eso sí, esta vez existe un parámetro adicional. Por primera vez desde que quien escribe era niño, parece que por fin el país se ha levantado en brazos y ha salido a la calle a protestar por lo que es un insulto de los grandes poderes financieros hacia el ciudadano. Ya era hora, coño. 

Así que cuando vayáis a votar mañana, que se note. Y que se note de la siguiente forma: en vez de votar durante un segundo y luego meteros en casa a ver a la ceporra de la Esteban y al caradura borde del Jorge Javier, o a rezar a la Santa Pelota del Puto Fútbol Televisivo, durante los cuatro años seguid bien de cerca a quién hayáis elegido. Fiscalizadlos. Que no se os escapen ni por un minuto. Y cuando se pasen de listos y nos os defiendan convenientemente, allá que vais. 
Vuestros intereses son vuestros, pero también de todos. Así que tras votar mañana, haced el puñetero favor de defenderlos como Dios Manda.

Cat Stevens – Wild World (por Spotify)



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

viernes, 20 de mayo de 2011

Down Under, Men At Work, 1981


Seguimos en 1981, y seguimos en los dominios (al menos teóricos) de Su Graciosa Majestad británica. Eso sí, en la otra punta del globo, nada menos.

¿Sabíais que el famosísimo y muy ochentero tema de hoy es, poco más o menos, el Y viva España de los australianos? Pues sí, aunque en realidad la letra no alcanzaba las increíbles cotas de chauvinismo de ésta última, que para más inri ni siquiera se compuso en España ni en español, como ya conté en cierta ocasión

Antes bien, se trata de una historia mucho más cosmopolita. Down Under cuenta un viaje por todo el mundo de un hippie australiano en su desvendijada furgoneta, y de cómo interactúa con gentes de otras culturas, mostrando lo mejor de "allá abajo" (down under), es decir, de su país.
Huelga decir que para los australianos, Down Under se convirtió inmediatamente en una especie de himno oficioso. El single (del que llegó a editarse una tirada con el disco con forma de Australia), fue lanzado en otoño de 1981, y se encaramó rápidamente hasta el número uno en su país... y ya puestos, pràcticamente también en aquellos en los que el entrañable hippie dejaba su antipódica huella. Por no citar en Estados Unidos, en Gran Bretaña, en Canadá... en fin, en medio mundo.

Así que si veis a un australiano, cantadle esto. Se alegrará tanto como si le hubiérais entonado ¡"Y Australia es la mehó"!

Men At Work – Down Under (por Spotify)



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

jueves, 19 de mayo de 2011

It Must Be Love, Madness, 1981

Por supuesto, sé lo que estáis pensando muchos. Que tras el tema de ayer éste viene a ser casi redundante: en mensaje, en muy británico origen y en pedazo de canción. Sin embargo, es que para quien escribe, ambas canciones siempre han ido mentalmente de la mano. Salto de una a la otra de la manera más inconsciente. 

A decir verdad, incluso no podría decir cual de las dos me gusta más. Mientras que All You Need Is Love representaba a la perfección el amor universal de aquellos aires psicodélicos y hippies de finales de los sesenta, It Must Be Love suponía un amor mucho más cotidiano, de casa: era un canto a echar de menos a la persona querida. 

Madness convirtió el tema en un gran éxito a principios de los años ochenta, éxito que reeditó una década después al relanzar el single. Tengo que decir que de aquella segunda reedición, ya en 1992, me acuerdo perfectamente: debía de ser por la emoción de escuchar como hit un tema que ya me gustaba de mucho antes, que lo cantaba a todas horas. A saber, pero así era.

Sin embargo, ahí va la noticia: el tema no era suyo. Había sido compuesto mucho tiempo antes, en 1971, por el poeta y músico Labi Siffre. Entonces, It Must Be Love ya había conseguido un muy meritorio decimocuarto puesto, aunque os confieso una cosa. Personalmente, no hay color entre ambas versiones. La de Madness, con aquel estilo entre el pop y el ska, más los tremendos arreglos orquestales que incorporaba, era mucho mejor. 

No es de extrañar que acabara llevándose el gato al agua. En cualquier caso, os guste más la versión que os guste, que lo améis bien. Love

It Must Be Love (por Spotify)



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

miércoles, 18 de mayo de 2011

All You Need Is Love, The Beatles, 1967

Para muchos, junio de 1967 fue el mes en el que cambió la música para siempre. Aunque yo no lo creo así del todo, ya que incluso las revoluciones tienen sus antecedentes, algo de razón no falta en tamañana afirmación. Y es que el primer día de aquel mes, los Beatles lanzaron su rompedor a todas luces Sergeant Pepper's Lonely Hearts Club Band

Pero eso lo dejaremos para otro día. Más allá del increíble shock que supuso para millones de personas aquel disco, los cuatro tipos de hoy dejaron otro sello indeleble antes de que acabara el mes. El domingo 25 de junio se estrenaba el primer programa de de la historia de la televisión emitido por vía satélite. Se llamaba muy apropiadamente "Our World" -"Nuestro mundo"-, y recogía intervenciones en directo de celebridades artísticas de todo el planeta.

Para aquel primer programa, Gran Bretaña (que era la que controlaba el conjunto de la emisión) tenía reservada una sorpresa muy especial. E iba a lo grande: la BBC había encargado a los Beatles que prepararan una canción para aquel evento. A John Lennon se le ocurrió que sería una buena idea componer algo relacionado con un mensaje universal de amor, muy en boga durante aquel incipiente Summer of Love de 1967

Aún mejor, se optó por grabar la toma final de la grabación en los estudios de Abbey Road, a la que se invitó a varias estrellas del momento amigas del grupo, como Mick Jagger o Keith Moon. El resultado... es uno de los más célebres clips de la historia de la música y de la televisión, emitido poco antes de las nueve de la noche. Y lo tenéis a continuación. Dos semanas después de su emisión, All You Need Is Love se lanzaba como single, con el más que esperable número uno a los dos lados del Atlántico.

Por cierto, veréis que el vídeo pasa del blanco y negro al color. ¿Recordáis cuando hace años se puso de moda colorear pelis antiguas? Pues a alguien se le ocurrió bien entrados los noventa que también sería buena idea hacer lo mismo con aquella actuación. Y digo yo: ¿es que no era bastante ya con saber que había sido la primera emisión vía satélite en directo y en abierto de la historia? Qué gente...

All You Need Is Love (por Goear)




Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

martes, 17 de mayo de 2011

Thank You, Dido, 2000



¡Superamos las 100.000 entradas, compañeras y compañeros! ¡Y casi ni me di cuenta hasta que mi padre ayer y hoy Mercè me lo recordaron! Ciertamente, cada entrada es un pequeño gran honor que se le hace a este blog, y cada comentario un lujo por vuestra parte, pero no es menos verdad que estas cifras simbólicas hacen tremenda ilusión cuando se alcanzan.

Cuando se lleva más de un año y medio trabajando prácticamente cada día, es posible establecer una tendencia, una conclusión. Y es que las Píldoras se han revelado una aventura que sin apenas ruido y sin todas aquellas cosas que multiplican las visitas por Internet -ya me entendéis-, ha ido creciendo paulatinamente, pasito a pasito, a golpe de pequeñas historias por parte vuestra y mía. Y así, con sólo un agradecidísimo trabajo, hemos alcanzado las cien mil visitas. Con dos cojones.

Lógicamente, la mejor forma con la que sé dar las gracias aquí es con música. Y lo hago de la forma más explícita, con el Thank You que Dido lanzó como single a finales de 2000 y conoció un éxito abrumador a principios del año siguiente, incluyendo un número uno aquí en España. Por cierto, se dio la casualidad que casi día por día, Eminem lanzó su también tremendo hit Stan, que partía de un sample de la canción de hoy. Así que es muy posible que os pareciera que la misma canción competía en diversas versiones. Curiosidades.

Lo dicho, muchísimas gracias por estar ahí todos los días. Por mi parte, seguiré intentando cumplir cada día. Un abrazo a tod@s.

Thank You (por Goear)




Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

lunes, 16 de mayo de 2011

Il Giardino Proibito, Sandro Giacobbe, 1975

Posiblemente el de hoy sea el primer tema que un servidor tuvo la consciencia de escuchar a todas horas en la radio. Y es que Il Giardino Proibito, o mejor dicho, su versión en español -El jardín prohibido- fue una de esas canciones que machacaron las emisoras una y otra vez durante toda la segunda mitad de los años setenta. Y aún diría que era muy frecuente de escuchar durante los primeros compases de los ochenta. 

Consecuencias: muchos crecimos pensando que era con esta canción con la que, llegado el momento, había que ligarse a una mushasha. Con el agravante de que nuestros antecesores por edad ligaron con ella de verdad, según contaban

Por fortuna, cuando llegó el momento de ejercer en tan grande y gratificante empresa, nuestros horizontes musicales se habían ampliado lo bastante como para saber que El jardín prohibido era un tema cursilón -aunque no malo del todo- y ya entonces lo bastante pasado de moda como para esquivarlo convenientemente en aras de mantener una pose de modernidad. 

Il Giardino Proibito fue un gran éxito en Italia en 1975, pero lo que pasó en España al año siguiente fue, sencillamente, furor. Conquistó el número uno absoluto, desde el que pasó a latinoamérica. Posteriormente, la carrera de Sandro Giacobbe nunca fue igual de exitosa en nuestro país, pero su nombre había quedado ya en la memoria de todos los que vivieron a finales de los setenta, incluso los que los pasamos a golpe de pantalón corto, menos de un metro de altura y flequillo hasta los ojos.



Hasta la próxima

domingo, 15 de mayo de 2011

The Promise You Made, Cock Robin, 1986


Quién tenéis delante ha ejercido hoy de padrino de bautismo de su sobrina... de seis años, junto a su hermano de cuatro. Esto, aparte de suponer una ceremonia muy bonita y una comida formidable, ha implicado dormir bastante poco. Anoche salimos por ahí con nuestro amigo Santi, al cual había que dejar a las ocho y media en el aeropuerto esta mañana. Y todo eso ya con traje y corbata, con lo que me gustan. 

Así que tras salir del aeropuerto, Montse y yo íbamos en plan fiesta letárgica en el coche camino de casa de mis padres. No parecía haber nada interesante en la radio, y los CD's del coche estaban tirando para ultratrillados. Así que no nos quedaba más remedio que barrer una y otra vez el dial hasta encontrar algo decente... o llegar a destino bostezando como leones de documental de la 2 en la hora de la siesta.

A estas que nos encontramos el tema que tenéis delante. Yo hacía un montón de años que no lo escuchaba y lo recordaba como una lejana canción que no sonaba mal dentro de los estándares ochenteros. Pero Montse...

Sorpresa total. De repente se le abrieron los ojos, comenzó a gesticular y se puso a cantarla. Ante mi sorpresa por su reacción, me confesó que era uno de sus temas angulares, con los que despertó musicalmente a los doce o trece años. Nunca se deja de aprender sobre tu pareja, desde luego. 

Por otra parte, no deja de ser algo curiosa la elección de tema. The Promise You Made fue una de las canciones más populares de la formación norteamericana Cock Robin, pero no se distinguió por tener el mismo impacto que otros temas mucho más conocidos de la década. Como fuere, he aquí la historia de un flechazo musical, aún vivo veinticinco años después. 

Eso sí, me temo que me esperan varias semanas de escucharla a todas horas. Al menos, está bien: algo es algo.


The Promise You Made (por Goear)



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

sábado, 14 de mayo de 2011

Creep, Radiohead, 1992

¿Os acordáis de aquel amiguete mío responsable de fechorías universitarias y todavía postuniversitarias? Fue (junto a su pareja Marlene) con el que recorrimos Italia el verano pasado, pero también el que protagonizó una de las Píldoras donde era posible ver en qué gastaba parte de su tiempo quien escribe estas líneas.

Pues bien, lo tengo aquí al lado, pasando el fin de semana en casa. Así que no tengo por menos que dedicarle el tema de hoy, Creep, de Radiohead. Y es que en cierta ocasión, por las mismas fechas más o menos de la tropelía entonces narrada, nos convertimos en unos de los pocos mortales que conseguimos rayar un CD a golpe de poner un tema una y otra, y otra vez más.Por supuesto, también rayamos al resto del personal asistente a la fiestecilla.

Y para más inri, el CD no era nuestro.

Creep (por Goear)



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

viernes, 13 de mayo de 2011

Ooh Yeah, Moby, 2008


¡De vuelta tras la putada de blogger! Ayer por la tarde se esfumó el sistema de blogs, cargándose el post de la Naranja Mecánica y, de paso, el del tema de hoy, que estaba en nevera. Para el de ayer había remedio pero para el de hoy... mejor no hago expresa mi opinión sobre la mamá del responsable del desaguisado, por otra parte seguro que inocente de lo cafre del mismo.

En fin, como sea, aquí tenéis el tema reservado para ayer. Tras la alargada sombra de Play y 18, casi puede decirse que lo que hizo Moby después pasó algo más desapercibido. Al menos para los que ya no frecuentamos las pistas como antaño. Porque Ooh Yeah fue uno de los temas más bailados en las pistas norteamericanas en 2008, y muy merecidamente.

De todas formas, quisiera que os fijárais en el detalle del vídeo, que desconocía. ¿Habéis visto Boogie Nights, aquella peli donde Mark Wahlberg, Julianne Moore, Burt Reynolds o Don Cheadle, entre otros, interpretaban una peculiar historia sobre la industria del porno de los años setenta? Pues de eso mismo va el jashondísimo clip de hoy. Tremendo.

Que ustedes lo... bailen bien.

Ooh Yeah (por Goear)



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

jueves, 12 de mayo de 2011

Move On Up, Curtis Mayfield, 1970


(Viene del 31 de diciembre)

Píldora funky de Nochevieja nº3. Uno de los revientapistas de aquel 1970, de la mano de Curtis Mayfield.


 

Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

miércoles, 11 de mayo de 2011

Title Music From A Clockwork Orange, Walter Carlos, 1972



Resulta que los días largos -noches incluidas- vienen de dos en dos (ya veremos si de tres en tres) pero, de todas formas, aquí me veis apurando unos minutos del mediodía para cumplir con la cita ante la fiel pildorería. 

Aunque no se trata de ningún hit en el sentido comercial del término, el tema de hoy requiere de pocas o de ninguna presentación. Es lo que tiene dar obertura a una de las películas más violentas e inquietantes de la historia del cine, la Naranja Mecánica (disculpadme la traducción, pero es que nunca la concebí con su nombre en inglés) que Stanley Kubrick llevó al éxito en 1971

Y ese mismo ambiente inquietante quiso transmitir el autor de la banda sonora, el músico electrónico Walter Carlos. En mi modesta opinión, el tema de hoy es una pieza tremendísima en su brevedad, cuya inspiración clásica lo hacía todavía más desasosegador, contra lo que pudiera parecer a priori. Y si no, decidme si no suena casi terrorífico durante el célebre plano inicial del film -que tenéis en el clip de abajo- en el que un magnífico Malcom McDowell aparece cual macarra y futurista Enrique VIII presidiendo su particular corte. 

Por cierto, si buscáis algún disco del compositor Walter Carlos, veréis que no hay ninguno desde hace muchos años. No es que haya dejado de trabajar. Es que tendríais que buscarlo por Wendy Carlos. Efectivamente, en su día, optó por cambiarse de sexo y, ya de paso, de nombre. Las cosas que tienen las cosas, por supuesto. 

Sin más, aquí os dejo bajo la atenta mirada de Alex.

Title Music From A Clockwork Orange (por Goear)



Letra de la Píldora (uf, con lo inquietante que es, menos mal que no tiene)

Hasta la próxima.

martes, 10 de mayo de 2011

9 to 5, Dolly Parton, 1980


Menuda tela, con el día de hoy: con toda probabilidad, a la hora que estéis leyendo esto -si es aún martes por la noche- quién escribe esté rodando por esos mundos de Dios, inacabada la jornada. Por fortuna, estos días suceden con cierto espaciamiento, pero ello no consuela cuando caen.

En todo caso, os dejo con este apropiado 9 to 5, un tema dedicado a un día cualquiera de duro trabajo, que Dolly Parton (¿a que muchos no os la esperábais por aquí?) llevó al número uno en 1980. Aunque con ciertos matices: ciertamente, no me puedo comparar con la Parton, como mínimo y para empezar, por dos razones que no me haréis la grosería de comentar. Pero, sobre todo, porque ojalá la jornada de hoy hubiera empezado a las nueve y acabado a las cinco. Qué suerte tienen estos americanos. 

9 to 5 (por Goear)



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

lunes, 9 de mayo de 2011

Nowhere To Run, Martha and The Vandellas, 1965


Después de la memorable (¡uf!) escena de guateque del clip de ayer digamos que poco digna de la canción y aún menos del personaje en cuestión, casi no me he podido resistir a enchufar una de esas canciones que cuesta de imaginar reproducidas en otra cosa que no sea un tocadiscos de aquellos portátiles que todo papá gustaba de lucir con los amiguetes de cuba libre o de peppermint. 

Nowhere To Run es, por derecho propio, uno de los temas más célebres del soul fabricado en la Tamla Motown. Sus intérpretes no llegarían a ser con el tiempo tan recordadas como las Supremes -tal vez con la excepción de la propia Martha Reeves-, pero durante algunos años firmarían hits de escala global como el de hoy.

Como siempre digo, la mejor prueba sobre la potencia de un tema o de una interpretación es la capacidad de quedar en la mente del personal. Porque más allá del octavo puesto en el Billboard en 1965, Nowhere To Run no tardó nada en colarse, musicalmente hablando, en todas partes. 

Por ejemplo, en la Guerra del Vietnam las tropas hicieron suyo el tema, que era muy tentador de cantar a pleno pulmón mientras se marcaba el paso, con la coña añadida de que no sabían adónde iban a enviarlos a matar vietcongs. Un guiño a este comportamiento fue la inclusión de la canción en el estupendo film Good Morning Vietnam. Y aún hoy es muy común que las bandas musicales amateurs norteamericanas toquen esto al marchar en desfiles.

Pero para guasones, los ingleses. En 2010, una cadena incluyó  el tema como sintonía para anunciar una serie de programas de televisión. ¿Que de qué iban dichos programas? Eran los debates para las elecciones generales británicas. Qué tíos.

Nowhere To Run (por Goear)



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

domingo, 8 de mayo de 2011

A Little Less Conversation, Elvis Presley, 1968



¡Mission accompli! Hoy, tras dos días de descenso a remo por el río Ebro, que ni la recalcitrante lluvia del sábado pudo suspender, he cumplido con la tradición de poner un pie en el río y otro en el Mar Mediterráneo, como debe ser. En estos momentos, estoy cansado a más no poder y me duelen hasta los pelos, pero siempre es una experiencia de esas que uno se queda en el cuerpo. 

A Little Less Conversation es uno de los temas más conocidos de Elvis Presley. Sin embargo, esto es un fenómeno bastante reciente. En 1968, cuando fue lanzado, no pasó de ser uno más de los relativos fracasos en ventas de un Elvis aún más centrado en ser un soso galán de cine que una estrella del rock. En breve se marcaría su célebre recital televisivo en el que, enfundado en cuero, recuperaría para siempre su estatus de mito viviente, pero como el clip os podrá certificar, eso todavía no se había convertido en una realidad.  

Tuvieron que pasar muchos años hasta que el remake de Ocean's Eleven rescatara la canción de hoy, que llamó la atención de un DJ profesional. Éste remezcló el tema y, en 2002, treinta y cuatro años después, significó uno más de los números uno del Rey. 

Con todo, la versión original es realmente buena, una de las canciones más chulescas de cuantas grabó. En este sentido, os recomiendo que, además de ver al acartonado Elvis del vídeo, recogido del film Live a Little, Love a Little, escuchéis el vínculo a Goear, donde se recoge mucho mejor el espíritu macarrilla del tema. 

En fin, espero que lo disfrutéis. Por lo demás, Enric, Montse y Cris, Elvis nunca grabó un single en febrero de 1968, centrado en el nacimiento de su hija Lisa Marie. Lo más cercano que estuvo de un estudio de grabación por entonces fue ya el 7 de marzo de aquel mismo año, cuando registró A Little Less Conversation. ¿Será por eso que lo que sonaba en el CD del coche tal vez no fuera lo que jocosamente definimos entre carcajadas como "Elvis de febrero del 68"?  O, quién sabe, a lo mejor tenemos un corte totalmente inédito del Rey y no lo sabemos...

A Little Less Conversation (por Goear)




Letra de la Píldora

Hasta la próxima.

sábado, 7 de mayo de 2011

The River, Bruce Springsteen, 1981

 
Como os dije ayer, hoy sería breve, ya que me encuentro en pleno descenso del Ebro a golpe de remo, y todo no se puede hacer igual de bien a la vez. Aún así, lo prometido es deuda, y os dejo con este tema que, aunque no es de mis preferidos (mientras estoy escribiendo esto estoy escuchando... el Magical Mistery Tour de los Beatles, herejía pura para la Iglesia Springsteeniana), es tremendamente adecuado para la jornada de hoy. 

Ah, por cierto, como curiosidad, The River, a pesar de lo conocida que es, nunca fue single en Estados Unidos, y tuvo fortuna desigual en Europa. De hecho, su mejor posición jamás obtenida como sencillo fue un quinto puesto en Noruega. Por suerte, su homónimo álbum sí que conoció el número uno -y durante un mes- en el Billboard. Así que nunca le hizo falta, realmente, el lanzamiento como single para convertirse en un clásico. 

Hasta mañana, pues. Un poco de jarana, y a clapar, que toca terminar el trabajo de hoy. 

The River (por Goear)



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

viernes, 6 de mayo de 2011

Cry Me A River, Joe Cocker, 1970


Mañana sábado iniciaremos una de las pruebas más esperadas por todos los que remamos (en argot, "bogamos") en los Llaguts de Calafell: el descenso, a lo largo de dos días, del curso del río Ebro desde Móra d'Ebre hasta su desembocadura en el Mar Mediterráneo. 

Dutrante este tiempo se combina el deporte (tela marinera) con el ámbito personal, ya que convivimos -paellas y saraos festivos incluidos- los miembros de los dos clubs que montamos el evento, nosotros y los Llaguts de Vilanova i la Geltrú. Una experiencia que realizamos ya por octava vez, y que cada año tiene su puntito distintivo.

Por ello, me diculparéis si mañana la Píldora es un poco más breve que de costumbre. Es harto difícil montarla en condiciones en una movida así, así que hay que recurrir a los sistemas de emergencia. Pero tranquilos, que si no se jode blogger, habrá Píldora, para variar.

Por otra parte, ya veis la clara intencionalidad del tema de hoy. Muy posiblemente, la mayoría de vosotros conozcáis Cry Me A River, un blues clásico escrito originalmente para Ella Fitzgerald en 1953, y que hizo tremendamente popular Julie London en 1955

Varios años más tarde, ya en 1970, Joe Cocker, entonces en el cénit de su fama antes de desaparecer casi por completo hasta la década de los ochenta, versionó la canción dándole un giro absolutamente genial. Lo convirtió en un cañonazo a medio camino entre el rock y el soul, los géneros que dominaba mejor, y terminó siendo uno de los vértices de su célebre álbum en directo de aquel año, Mad Dogs and Englishmen. El single, lanzado en octubre, escaló hasta el puesto undécimo de las listas norteamericanas. 

Un detalle del clip -tiene alguno que otro, entre tanta orgía sónica, pero no entraré en detalles-: el pianista majara es Leon Russell, uno de los que protagonizaron hace unos meses una Píldora por derecho propio.

¡Nos vemos ya bogando!

Joe Cocker – Cry Me A River (por Spotify)



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

jueves, 5 de mayo de 2011

Psycho Killer, Talking Heads, 1977


Hasta los asesinos psicópatas en serie tienen su clásico en la historia del rock. Muchos años antes de que Dexter consiguiera que mucha gente se aproximara a la mente de uno de estos individuos -eso sí, en el bando de los... "buenos"-, David Byrne les había puesto voz.

Como bien sabéis, 1977 fue el año de la explosión punk y new wave. Los Talking Heads, que habían aparecido poco antes, en 1974, fueron una de las formaciones pioneras en sumarse a la nueva forma de hacer música que marcaría la recta final de los setenta a ambos lados del Atlántico. 

Lejos de las estridencias sonoras y de la estética apocalíptica de los punks, la banda protagonista de hoy adoptó una forma de hacer y de mostrar mucho más sobria, incluso elegante, como podréis ver en la actuación que hicieron en el célebre Old Grey Whistle Test de la BBC en 1978. Sin embargo, sus temas eran a su manera igual de rompedores y ¿majaras? que los de sus conmilitones de movida. 

A finales del 77 lanzaron la que fue su primera gran piedra miliar de toda su carrera, Psycho Killer, enmarcada en el álbum Talking Heads: 77. A pesar de que fue el primer single en alcanzar las listas de éxitos, su aparición fue muy discreta, con apenas un puesto 92 en el Billboard. De hecho, tan sólo se convirtió en un éxito importante en Holanda, donde sí se coló en el Top 20.

Con el tiempo, el tema se convirtió en un clásico absoluto, de esos que consiguen más influencia que ventas. Y es que tal vez la gente de 1977 aún no estaba muy preparada para escuchar una letra así -con una parte en francés, incluso-. Lo cual me lleva a una pequeña e inquietante reflexión. Si nuestros oídos actuales sí que están más hechos para recibir y admirar un tema como Psycho Killer, ¿en qué habremos cambiado?


Psycho Killer (por Goear)



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

miércoles, 4 de mayo de 2011

Halo, Beyoncé, 2009


Pensaba que mi primer post con algún tema de Beyoncé Knowles sería el muy conocido y fanfárrico Crazy In Love, con esos poderosos vientos marcando el inicio de la carrera de la norteamericana por la puerta grande. Sin embargo, la realidad, como véis, ha sido otra. 

La causa la tengo en casa. Ya hace tiempo que Montse me iba sugiriendo poner el tema de hoy, que es de esos que gusta reproducir unas tropecientas mil veces antes de gastarlo por completo y pasar a otra víctima musical. No obstante, éste parece que le está durando mucho más de lo previsto, a tenor de su redoblada insistencia en los altavoces de casa durante los últimos tres o cuatro días. 

Al final, he llegado a la conclusión de que, a lo mejor, tenía que ponerlo como Píldora: perspicaz que es uno. Y aquí está. Uno (más) de los megahits que Beyoncé se apuntó a lo largo de la década de los 2000. 

Halo, lanzada como single en enero de 2009, consiguió colarse en prácticamente todo Top 10 viviente, incluído el español. Hay que decir que, para ser una típica canción de promo MTV, no está nada mal. Su estilo de balada soul, jugando con la potentísima voz de Beyoncé y un cierto toque épico, la convierten en una pieza que destaca bastante por encima del festival de gorgoritos insulsos que viene dominando -a medias con el hip hop oficial de plástico- las listas de éxitos de los últimos años.

En fin, que tiene su punto. Y mejor que sea así, porque me temo que en casa me queda Halo para rato.

Halo (por Goear)




Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

martes, 3 de mayo de 2011

Ode To My Family, The Cranberries, 1994


Sí, ya sé que traje por aquí a The Cranberries hace apenas un mes y medio, una frecuencia que no es habitual en las Píldoras. Pero en seguida entenderéis el porqué de la selección de hoy. En todo caso, que nadie se asuste, no es que se me hayan acabado las ideas. Sobre la bondad de ellas, no respondo, pero sobre la cantidad, que todo el mundo esté tranquilo...

Ayer por la noche, mi padre me envió algunas fotos familiares antiguas que había rescatado de su último viaje a Puente Genil esta Semana Santa. Una de ellas era muy buena: él, con diez u once años en plan tirillas espabilado llevando a su madre (mi abuela) ¡en una Derby! Efectivamente, no heredé de él el gusto por las dos ruedas, no...

Pero había otra que era especialmente emotiva. Se trataba de una imagen de nada menos que mi tatarabuelo. Para que os hagáis una idea de la tremenda antigüedad de la foto, el original no está en soporte de cartón o papel, si no en metal. No es el primer tatarabuelo del que tengo alguna noticia (vamos, alguna información algo superior a dos líneas) pero sí el primero del que tengo una imagen. 

Y es tremenda: una de aquellas fotos de estudio, posando todo trajeado -pajarita incluida- sentado con las piernas cruzadas y con un inmenso y grueso habano en la mano. Iba adornado con un tremendo bigotazo de aquellos con las puntas enceradas y estiradas en punta, y una perilla de las que se asemejaban a la marca de un tremendo pulgar justo debajo de los labios. Para que os hagáis una idea, si no fuera por el traje de civil, se parecería bastante a cualquiera de los generales espadones que protagonizaron golpes de estado diversos en la España del XIX, a lo Espartero, Narváez y compañía.

También supe que el hombre era maestro de escuela, pero por la época que le calculo a la foto, aproximadamente la década de 1860, debía de serlo de una privada, pues todavía no existían las públicas. Desde luego, porte no le faltaba para andar entre los señoritos, aunque fuera como maestro, viendo el arte con el que trata al puro que se calza.  Yo no lo sé hacer igual hoy en día.

En fin, una experiencia que he querido compartir con vosotros. Ahora entenderéis un poco mejor la selección musical de hoy, ¿no?


Ode To My Family (por Goear)


The Cranberries - Ode To My Family per Violeeeet

Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

lunes, 2 de mayo de 2011

It's a Heartache, Bonnie Tyler, 1977



Esta es una más de las canciones que desde siempre he asociado a ese concepto de "toda la vida". Porque casi es así: lanzada cuando el chache caminaba por los tres añitos de solera, rápidamente copó las radios por doquier, hasta convertirse en uno de los temas por antonomasia de 1977 y 1978.

Con It's a Heartache, uno de los iconos de la laca ochentera, Bonnie Tyler, se daba a conocer por primera vez al gran público. No era su primer single, pero sí el que la colocaría de la noche a la mañana en uno de los nombres imprescindibles del paso de los setenta a los ochenta. 

El currículo de la canción era alucinante en una canción de aires country rock: número uno en numerosos países europeos (incluido España, con lo que era totalmente cierto lo que afirmaba la portada del single que tenéis más arriba), un cuarto puesto en Gran Bretaña y un tercero en Estados Unidos.

Este paso por las listas tendría aún más mérito en tanto el lanzamiento de la canción por Bonnie Tyler fue casi simultáneo con el que hizo otra cantante country norteamericana, Juice Newton. La versión de Newton quedó prácticamente eclipsada por la de la galesa, y tan sólo tuvo un éxito notable en México, donde consiguió un disco de oro. 

Hay que decir que parte del magnetismo que hizo tremendamente popular al tema de hoy fue la peculiar ronquera de la voz de Tyler. Pero no era su voz natural. Poco antes había sido operada de nódulos en la garganta, y debía hacer bondad. Sin embargo, por lo visto, en un arrebato de nervios pegó un sonoro grito que le dejó las cuerdas vocales tocadas para siempre. 

Y he aquí la gracia de la historia. Lejos de dar por acabada su carrera, grabó It's a Heartache. El peculiar tono de su "nueva" voz se hizo increíblemente popular, y se ganó rápidamente el favor del público. Ya véis cómo son a veces las cosas: si esto no es hacer de una capa un sayo, y convertir el defecto en virtud, me diréis qué lo es.

It's a Heartache (por Goear)



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

domingo, 1 de mayo de 2011

Mother, John Lennon, 1970


Es muy difícil en apenas unos párrafos explicar qué es una madre para un hijo o para una hija sin quedarse corto, hacerlo demasiado torpemente o no expresarse con todo el sentimiento debido. Por lo tanto, no cometeré tamaña imprudencia a causa de mi impericia. Tan sólo dedicaré una canción. 

Para todas las madres del mundo. Para vuestras madres. Y para ti, mamá. Feliz día.

Mother (por Goear)



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.