miércoles, 29 de febrero de 2012

At The River, Groove Armada, 1997


Mencionar a los Groove Armada rápidamente evoca a los locales más proclives a la música electrónica y bailable, en general de la mano de temas tan potentes como Superstylin o I See You Baby -que además fue sintonía de un anuncio de Renault Mégane- y que en la remezcla que hizo Fatboy Slim estaba de coña, si me dejáis colar la opinión. 

Sin embargo, hoy es miércoles y, cosas de la mitad de semana, me apetecía dejarme caer por la vertiente más, digamos, chill out, de su música. Y no se me ocurrió mejor pieza que el que fue su primer lanzamiento allá por 1997, At The River

A decir verdad, cuando se publicó por primera vez en single de vinilo (el de la foto) apenas lo escuchó nadie, y su producción se limitó a 500 copias. Sin embargo, la carrera del grupo británico a lo largo de los meses siguientes adquirió gran velocidad, y para 1999 ya se habían hecho un nombre en la escena electrónica de su país. Aquel año lanzaron su álbum Vertigo, que incluía At The River. Como promoción, volvieron a editar el single, esta vez en formato CD... y con una cantidad mucho mayor de copias. Tantas como para llegar a entrar en el Top 20 del Reino Unido. 

Una parte del encanto de la canción vino dada por su inteligente sampleado de un viejo tema de 1957 de Patti Page, Old Cape Cod, del que extrajeron los únicos versos que contiene At The River, y que se repiten una y otra vez sin que uno sea casi consciente de ello. Una delicia de tema para ir a dormir muy, pero que muy bien.





Hasta la próxima.

martes, 28 de febrero de 2012

Shapes Of Things, The Yardbirds, 1966


The Yardbirds es una de esas formaciones que han quedado como clásicos absolutos... aunque fuera de la memoria de la mayoría de la gente de hoy día. Y sin embargo, si uno escucha la canción de hoy es más que probable que le sea muy conocida. Incluso es posible que la haya escuchado en alguna emisora remember con alguna regularidad. 

Shapes Of Things, una de los primeros hits de corte psicodélico de la historia del rock, en realidad sólo fue uno más de los éxitos que estos británicos atesoraron durante la parte central de los sesenta. Su nombre se consideraba uno de los imprescindibles entre aquellos que gustaban de escuchar el sonido de buenas y afiladas guitarras... y con razón. 

Porque en la historia de la banda pasaron nada menos que dos de los más legendarios guitarristas. El primero, Jeff Beck, grabó la mayoría de éxitos del grupo antes de marchar a finales de 1966 para iniciar su carrera en solitario. En cuanto al segundo, que coexistió algunos meses con Beck, estaría predestinado a cosas aún mayores: Jimmy Page. 

Efectivamente, el mástil y factótum de Led Zeppelin desfiló por The Yardbirds desde 1966 hasta su dislución dos años después. De hecho, cuando decidió formar su propia banda en 1968, el nombre que le tenía pensado no era el del zepelín si no... The New Yardbirds, así de (poco) original, entre nosotros. 

Shapes Of Things, no obstante, fue un tema grabado aún en la era Beck (es el que toca arrodillado en el césped) aunque existen algún clip en el que se puede ver a un psicodélico Page tocándola junto al grupo. Sea como sea, con uno o con otro, hoy os quedáis con toda una referencia musical de aquellos años sesenta.


 


Hasta la próxima. 

lunes, 27 de febrero de 2012

Don't Want To Know If You Are Loneny, Hüsker Dü, 1986


"¿Te acuerdas?". No, no es una pregunta ni tan siquiera retórica, que imagino que sólo los muy fans (pero mucho) de gente como R.E.M. o los Pixies responderían afirmativamente ante esta Píldora. En realidad, era lo que quería decir en danés y noruego el nombre de nuestra formación de hoy, Hüsker Dü, con el añadido intencionado de unas diéresis de tonillo metalero.

Pero no eran heavies en el sentido más convencional del término. Ni tan siquiera nórdicos. Eran norteamericanos y lo suyo era el punk, aunque de una manera que en unos años se haría terriblemente popular, tanto en forma de grunge como en forma de punk pop. 

Y sin embargo, ellos mismos nunca atesoraron un gran hit en su carrera. A diferencia de R.E.M., que se convertirían en divos del alternativo o los Pixies, siempre reivindicados como los auténticos papás de los grunges, Hüsker Dü tuvo que acabar resignándose a ser grupo de culto. Eso sí, con una magnífica reputación. 

Uno de los pocos temas que obtuvieron una cierta repercusión mediática fue este Don't Want To Know If You Are Lonely de 1986, que resumía el estilo punk melódico de la banda, en una manera que recordaba enormemente a la de sus colegas británicos Buzzcocks. La cosa tenía su qué, ya que ambas bandas, a pesar de venir del mundillo de las crestas y los imperdibles reconocían admirar abiertamente a tipos tan opuestos en apariencia como los Beatles. Como nota a pie, la cara B del Don't Want To Know If You Are Lonely era... ¡Helter Skelter!

Ya véis, en definitiva, un caso típico de unos que cardaron la lana... para que otros recogieran la fama. Al menos, dejaron su música.


Hüsker Dü – Don't Want To Know If You Are Lonely (por Spotify)


Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

domingo, 26 de febrero de 2012

Walk, Foo Fighters, 2011


Otros de los grandes ausentes (hasta ahora) de este blog, y uno de los nombres imprescindibles del grunge de los noventa y del rock de las últimas dos décadas. Y es que si hubo un grupo heredero de Nirvana, ése ha sido, precisamente, Foo Fighters. 

Incluso en el sentido humano. Su creador y alma páter es Dave Grohl, el veterano batería del trío liderado por Kurt Cobain. Tengo que admitir que, en general, los Foo Fighters nunca fueron una de mis bandas favoritas de los noventa (ni de después), aunque regularmente fueron atesorando fantásticos temas como el de hoy, incluido en el que es su último LP hasta la presente, Wasting Light

Su principal single fue este Walk, lanzado en junio de 2011, y que se aupó hasta el número uno de las listas rock y alternativas estadounidenses y británicas. Al parecer, fue compuesto por Grohl al ver que su pequeña hija comenzaba a caminar por su cuenta. ¿No es tierno?

Sin embargo, dicha historia nada tiene que ver con el clip, que os recomiendo encarecidamente. Si habéis visto la peli Un día de furia, protagonizada por Michael Douglas, es evidente que encontraréis todas las similitudes del mundo. Eso sí, en clave muy divertida, convirtiendo la historia de Douglas en poco menos que una comedia bufa. 

En resumen, os dejo con una propuesta para acabar con buena música... y una sonrisa el fin de semana. Nos vemos.

Walk - Foo Fighters (por Grooveshark)


Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

sábado, 25 de febrero de 2012

White Room, Cream, 1968


La complicadísima conexión de esta noche me está empujando a hacer la Píldora casi a trompicones, obligándome a aprovechar los momentos en los que quiere adoptar una velocidad algo superior a la que se define comunmente como "de puta pena", que es la que me lleva dando durante la última hora. Tal vez deberían gastar menos las compañías de ADSL en molestar por teléfono para tocar las narices con promociones varias e invertir más en líneas. Al menos, en los lugares a más de un puñado de kilómetros de un centro de capital. 

Así que aquí me veis marcando teclas como un poseso no vaya a caerse otra vez y me acabe de fastidiar el tinglado. Por lo menos, para intentar rebajar tanta mala uva acumulada, he optado por poner uno de mis temas favoritos del rock psicodélico de finales de los sesenta. 

El único post protagonizado hasta ahora por el trío Clapton-Bruce-Baker, Cream, había sido un tema relativamente desconocido, pero que cautivaba por su belleza y mensaje. Por el contrario, hoy traemos a uno de sus singles estrella, ese trallazo que bautizaron como White Room

A pesar de su carácter claramente psicodélico, se trataba de una canción con una potencia indudable, especialmente en directo: todavía hoy sorprende ver como tres tipos con sus respectivos instrumentos -guitarra, bajo y batería- conseguían armar tanto ruido. Por si no lo creéis, el vídeo es una magnífica prueba de ello. 

De todas formas, incluso su más elaborada versión de estudio (que podéis pinchar por Goear) no dejaba indiferente, con una dominante guitarra wah-wah que sobresalía en una melodía que, en ocasiones, recordaba a una versión acelerada y desquiciante del While My Guitar Gently Weeps de los Beatles. La comparación no es al azar: en la famosísima balada de los de Liverpool la guitarra principal la había puesto, precisamente, Eric Clapton.

En cualquier caso, una obra maestra del rock sin concesiones. Y un clásico absoluto. Ahí os queda.



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

viernes, 24 de febrero de 2012

Non Voglio Mica la Luna, Fiordaliso, 1984


Tal vez haya un 5% de vosotros que al ver el título del post no haya caído en el tema de hoy, pero enseguida os uniréis al 95% restante si lo castellanizáis hasta dejarlo en un Yo no te pido la luna. Efectivamente, se trata de uno de los mayores éxitos hispanoitalianos de los años ochenta. 

Y digo "hispanoitalianos" no sin fundamento. Por supuesto, Non Voglio Mica la Luna era un tema compuesto originalmente en italiano -uno de sus compositores era nada menos que Zucchero- y que la cantante Fiordaliso presentó para el Festival de Sanremo en 1984. Allí acabó en el puesto quinto, y fue literalmente aplastado por Ci Sarà de Al Bano y Romina Power, si bien comercialmente tenía reservado un destino mucho mejor. En todo caso, hasta aquí tenemos la italianidad en vena. 

¿Y la hispanidad? Al poco de su lanzamiento y de empezar su escalada en Italia, la cantante mexicana Daniela Romo hizo su propia versión en español... pero por la puerta grande. No se limitó a una mera traducción de la original, si no que le puso su propia letra, y el resultado comenzó a venderse en España y Latinoamérica como rosquillas. 

El bombazo fue tal que la propia Fiordaliso grabó el tema también en castellano -una práctica como sabéis muy habitual en los cantantes italianos- ¡pero lo hizo con la letra ya adaptada de Daniela Romo!. Así que ambas versiones compitieron a la vez en los mercados de habla hispana donde al final la mexicana acabaría haciéndose con las mayores ventas... y con la memoria de la mayoría de nosotros. 

Así que hoy he querido recuperar haciendo un poco de justicia a la versión original de Fiordaliso que, además, entre nosotros, me gusta un poco más. Incluso os dejo la grabación que ella misma hizo en castellano, para que podáis cantarla bien a gusto. Ci vediamo!


Versión original

Versión en castellano (para los más nostálgicos)


 

Letra de la Píldora.

Hasta la próxima. 

jueves, 23 de febrero de 2012

Bring A Little Lovin', Los Bravos, 1968


La verdad es que hoy no tenía previsto poner a Los Bravos, pero hace unos minutos llegó un comentario que, finalmente, me ha hecho variar la elección. Por supuesto, todos los comentarios de felicitación que regularmente van llegando simplemente me encantan (a quién no) pero tengo cierta debilidad por aquellos que, de tarde en tarde, corrigen algo de lo escrito. Primero, porque permiten mejorar el contenido imperfecto de este blog. Y segundo, porque son la mejor prueba de que muchos de vosotros hacéis algo que a los que perdemos unos minutos escribiendo nos deleita: leernos hasta la última línea. 

Así que como acción/reacción, vayan hoy Los Bravos. Y en uno de sus temas más electrizantes, un auténtico bombazo para las pistas de baile de la época. Bring A Little Lovin' era un soul de esos que si aún hoy suenan potentes, hay que imaginarlo en 1968

Hay que decir que no se trataba de un tema propio. Compuesto por el legendario dúo australiano Vanda&Young, de los que ya hablamos en su día, cayó en manos de Los Bravos por el buen hacer de su mánager, Alain Milhaud. Éste asistió a una feria musical en el que se topó con el tema, que había sido recién grabado por los australianos The Easybeats. Viendo su potencial, se lo trajo para Madrid y lo propuso al grupo liderado -entonces ya por muy poco tiempo más- por Mike Kogel, en breve Mike Kennedy.

Como fuera, se convirtió en un nuevo hit para la banda, si bien algo menor que Black Is Black. Su promoción se vio reforzada por el rodaje de una nueva película protagonizada por el grupo -¡Dame un poco de amor!, al que corresponde el clip-, una de aquellas majaradas pop que con el tiempo acabarían siendo programación obligada de Cine de Barrio.

Sin más, ahí os quedáis con Los Bravos. Eso sí, con la corrección debidamente certificada en el anterior post del grupo y el que escribe, más feliz que McGyver en una ferreteria por saber que es leído hasta ese punto.



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

miércoles, 22 de febrero de 2012

Conquistador, Procol Harum, 1972


Hoy se me está haciendo tardísimo... y más que se me haría si no le pusiera remedio. Y es que están poniendo en la tele la espléndida Barry Lyndon de Stanley Kubrick, y son palabras muy mayores. En este momento estoy escribiendo con sumo cuidado -y cierta velocidad- a la par que sigo la peli. Cualquier errata, pues, corre a cuenta del bueno de Stanley. 

En todo caso, el visionado me ha traído -por un extraño salto mental- a la canción de hoy, en realidad mucho más apropiada si estuviera viendo Aguirre o la cólera de Dios o, simplemente, El Dorado. Pero es que el peso dieciochesco de temas como A Whiter Shade Of Pale o Homburg ha sido demasiado evidente...

... y el siguiente en mi lista de los Procol Harum era este Conquistador, incluido en el primer álbum de la formación británica, allá por 1967. Entonces, el tema no había sido editado como sencillo, un formato que por lo demás era poco habitual en ellos. Tuvo que esperarse cinco años después, hasta 1972, para ser lanzado en single, en una versión en directo que obtuvo un notable éxito. 

Y, con vuestro permiso, os dejo, que se acerca la parte culminante de la peli. Nos vemos...

PS: sí, lo lógico hubiera sido la Zarabanda de Haendel, pero ya se sabe, uno discurre como discurre...

Conquistador -Procol Harum (por Grooveshark)


Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

martes, 21 de febrero de 2012

Cadillac solitario, Loquillo y los Trogloditas, 1989


Una broma surrealista (imposible de narrar con una mínima gracia, y no digamos ya coherencia) entre amiguetes ha acabado provocando la elección de la Píldora de hoy, por lo demás un clásico absoluto del rock and roll español de todos los tiempos. 

No conozco a nadie no ya que no se sepa el Cadillac solitario de Loquillo y los Trogloditas, si no que ni siquiera lo haya cantado a viva voz. Hasta aquellos a los que el controvertido José María Sanz no les gusta y la canción tampoco les ha matado demasiado han admitido alguna vez como mínimo musitarla en alguna que otra de las centenares de veces en las que han coincidido con sus acordes.

Su tonillo de himno la hace, en cierto modo, muy difícil de resistir, especialmente en noches de cerveza a discreción. Aunque no siempre fue así en todas partes. Originalmente, Cadillac solitario se publicó nada menos que en 1983 dentro del álbum El ritmo del garaje, uno de los trabajos más emblemáticos de los barceloneses. 

Sin embargo, su gran momento de gloria llegaría seis años después, cuando el grupo lanzó su recordadísimo directo A por ellos que son pocos y cobardes. La versión que hicieron fue tan redonda que para muchos el tema compuesto por Sabino Méndez acabó adoptando en la mente aquella potente forma. En cierto modo, casi aniquiló de facto la versión original de 1983, mucho más en la onda sonora de principios de década.

Pero como aquí hacemos justicia en la medida de lo posible, os dejo con las dos versiones para que podáis degustarlas según os parezca. En cualquier caso, un trozo de historia en mayúsculas del pop de nuestro país.




Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

lunes, 20 de febrero de 2012

98.6, Los Ángeles, 1967


 A lo mejor era porque el tema del inglés andaba (y anda) flojito, o a lo mejor era porque realmente Spain was different, a saber, pero lo cierto y verdad es que durante algunos años muchísimas versiones autóctonas de hits extranjeros tuvieron el mismo o, a menudo, más éxito en nuestras fronteras que las mismísimas interpretaciones originales. Y es que a pesar de todas las cortapisas oficiales posibles, que sólo permitían un pop pulido y sin demasiadas complicaciones, visto desde la óptica de hoy sorprende la potencia de la naciente industria rock española en los años sesenta.

El tema de hoy era una excelente muestra de ello, y que nos permite no tener que recurrir directamente a formaciones especializadas en la materia versionadora como los Mustangs. A principios de 1967, en muchos países triunfaba un tema del cantante norteamericano Keith titulado 98.6, que había lanzado poco antes. Por si fuera poco, una formación británica, The Bystanders, publicaba casi al mismo tiempo su propia versión, que compitió directamente con la de Keith por ascender en los charts.

Pues bien, la física española del momento demostró regirse por unas leyes totalmente distintas a las del resto de Occidente, ya que ni una ni otra versión tuvieron demasiada relevancia. ¿La causa? Un grupo granadino, Los Ángeles, de estilo vocal limpio y clarísima inspiración beatle (incluso puede verse en el clip como tiraban de un bajo Hoffner tipo violín, como el que llevaba Paul McCartney) había editado su propia versión en castellano, que aniquiló por completo cualquier iniciativa anglosajona por colocar seriamente la canción en las preferencias y los guateques locales.

Por cierto, que sabedor de que mi padre era uno de los que escuchaban asiduamente la versión de Los Ángeles, le pregunté si había tenido el single para compararlo con la portada de arriba. La conclusión es que recordaba haberlo poseído, aunque los 45 años transcurridos y la pérdida de una parte de su colección no le ha permitido asegurarlo al 100%, lo que hará cuando vea colgado el post. De todas formas, es lo de menos: era un pretexto como otro cualquiera para charlar un rato, y sobre los hábitos musicales de hace cuatro décadas. Durante un momento ha empezado a rescatar nombres no siempre recordados hoy día, y aún escuchaba además a mi madre por detrás al teléfono completando la lista. Por mí, sólo por eso, ya ha merecido la pena publicar el tema de hoy, 





Hasta la próxima.

domingo, 19 de febrero de 2012

No One, Alicia Keys, 2007


Si no hubiera lanzado dos años después su Empire State of Mind, No One sería, sin duda y hasta el día de hoy, el tema por antonomasia de Alicia Keys junto a Fallin'. Siempre digo que la música de los últimos años está muy marcada por una mezcla mediocre entre hip hop y soul remezclados una y otra vez: la culpa es, en el fondo, de canciones como ésta que sobresalen por encima de las demás e inspiran a legiones de cantantes con un talento decimal comparado con el de la neoyorquina.

Es más, puestos a soltar "si no", si no hubiera sido por los bombazos de Rihanna -Umbrella- y Amy Winehouse -cualquiera de ellos- No One probablemente hubiera acabado como el tema más radiado de 2007. Sus cifras fueron tremendas: sus millones de copias vendidas/descargas legales se tradujeron en número uno en como mínimo nueve países incluidos Estados Unidos, y Top 10 en casi todos los demás. Curiosamente, en España, siempre tan proclive en seguir todos estos hits planetarios, su recepción fue relativamente más fría, y se quedó en un "modesto" puesto 15. 

Como nota de sociedad, la presentación del tema en la gala MTV estuvo salpicada de una sonora bronca a puñetazos entre dos de los nombres "duros" de la música -las comillas las pongo porque cuando se va a la MTV nunca se sabe hasta qué punto todo es así-, Tommy Lee y Kid Rock, ambos ex parejas de la famosa y recauchutada Pamela Anderson. Por lo visto, no tuvieron otro mejor momento para comportarse como neanderthales que durante la actuación de Keys, que a punto estuvo de pararse. 

Y sin más, aquí os dejo con este tema que me ha recomendado hoy Montse y que, cosas de casa, ella misma me ha dedicado. Por supuesto, yo, que no me puedo resistir a estas cosas, se lo devuelvo dedicado a su vez en forma de Píldora.


No One - Alicia Keys (por Grooveshark)

 

Letra de la Píldora.

Hasta la próxima. 

sábado, 18 de febrero de 2012

Ai Se Eu Te Pego!, Michel Teló, 2011


Hoy me vais a perdonar que entre, apenas cuelgue la canción y me marche a todo trapo, pero es que es Carnaval, y aquí el chache se va a celebrarlo. Tampoco es que la canción tenga mucho que discutir, número uno y todo eso, amén de ser ideal para... bien, para bailar un buen rato. Que es lo que voy a hacer esta noche: nossa, nossa, assim vocé me mata... ¡feliz Carnaval!

PS: por cierto, la canción no es suya. Buscad por ahí a unos tales Os Meninos de Seu Zeh. Nossa, nossa...





Hasta la próxima.

viernes, 17 de febrero de 2012

Beds Are Burning, Midnight Oil, 1987


Si tuviera que definirse a lo que los Midnight Oil son en su Australia natal -incluso después de su disolución- sería de estrellas absolutas. Su carrera allá durante los años ochenta, noventa y principios de los 2000 se cuenta por números uno, prácticamente. 

Sin embargo, para los que no hemos tenido la vicisitud de vivir en las antípodas, su memoria es algo más limitada, aunque en para nada nula. De hecho, hacia finales de los ochenta e inicios de los noventa, llegaron a ser tremendamente conocidos por esta parte del mundo. Servidor aún recuerda sus discos -en formato cassette TDK grabado- circulando con profusión por el instituto, sin ir más lejos. 

Aunque ninguno de sus éxitos de aquella época se pudo comparar a este Beds Are Burning, uno de los bombazos de 1988, que fue más o menos cuando se escuchó con más intensidad. El tema se coló en el Top 20 en todo el mundo, incluyendo varios números uno. 

Una vertiente poco recordada a menudo de los ochenta es que institucionalizaron los temas asociados a causas sociales varias, más allá de la canción protesta de los sesenta y setenta. Era el caso de Beds Are Burning, un alegato a favor de las tribus aborígenes australianas, cuya historia es en todo comparable, si no peor, a la que sufrieron los pueblos indios norteamericanos. De hecho, cuando se clausuraron los juegos olímpicos de Sydney (una muestra más de quiénes son allí), el grupo tocó el tema ante todo el mundo con un "Lo siento" escrito varias veces en sus ropas negras. 

Conciencia y rock and roll en una causa poco común y que, sin más preámbulos, os dejo escuchar ya.





Hasta la próxima.

jueves, 16 de febrero de 2012

Someday, Someway, Marshall Crenshaw, 1982


Seguro que a muchísimos de vosotros, tras ver el post de hoy, se os habrá acabado esa sensación tan molesta de "sé que canción es, pero ni idea de quién la canta". O, peor aún, para los que tenéis un poco de más edad, la mucho peor sensación de "hosti, cómo se llamaba el tipo aquel que cantaba aquello de..." seguido de un tarareo que, según el caso, puede ser más o menos afortunado. 

Pues bien, he aquí su nombre: Marshall Crenshaw, que tal y como es, no es de extrañar que no lo recuerde casi nadie. Coñas aparte, Crenshaw es un músico y compositor de rancio abolengo en Estados Unidos, aunque desde luego se le ha acabado asociando casi exclusivamente al tema de hoy, el más que famoso Someday, Someway, casi imprescindible en cualquier recopilación ochentera. 

Hay que decir que, para 1982, nuestro protagonista de hoy ya llevaba más de una década de rodaje musical, aunque no llegaría a editar un álbum hasta aquel año. En cierto modo, casi le debió las gracias a otro compañero de oficio, Robert Gordon, que cogió en 1981 esta composición de Crenshaw -Someday, Someway- y la coló en el Billboard en el puesto 76. 

Aquello sirvió para que unos meses después el propio autor lo grabara y lo incluyera en su álbum de debut, amén de colocar al single en un más optimista puesto 36. Desde entonces, inició una carrera muy respetada, asociada normalmente un power pop de éxito entre las emisoras de Rock Orientado a Adultos (un nombre poco afortunado para las radios de música comercial más o menos elaborada, lejos de hits adolescentes). 

Bien pues, os quedáis con otra de esas Píldoras ideales para fundir a la competencia en el Trivial. Como suelo decir en estos casos, de nada. 



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

miércoles, 15 de febrero de 2012

Love Is Life, Hot Chocolate, 1970


No os engañe la hora que marca abajo: es sólo para mantener la fecha de calendario. En realidad son pasadas la una, y si me ha dado esta hora para escribir es que el día ha sido... largo. Así que, para compensar, seré breve. Por eso, y porque tengo sueño como para contagiarlo a un vagón del metro entero.

En todo caso, os dejo con uno de mis temas favoritos de los Hot Chocolate, Love Is Life, que se convirtió en el primer hit de la banda británica allá por 1970.  Efectivamente, ya llevamos dos piezas suyas en el blog, y ninguna es aún la del famoso y cinematográfico strip-tease fullmontesco. Pero con el juego que puede dar algo así, mejor lo dejamos para un día más despierto, ¿no?

Love Is Life - Hot Chocolate (por Grooveshark)


Letra de la Píldora. 

Hasta la próxima.

martes, 14 de febrero de 2012

Nothing Compares 2 U, Sinnead O'Connor, 1990


De este tema se podría hacer una tesis sólo a partir de las experiencias de todo el mundo al escucharlo: personalmente, creo que es una de las baladas más conmovedoras de los últimos cincuenta años, y en la versión de Sinnead O'Connor, muy superior a cualquier interpretación que jamás grabara su autor, Prince.

Así que hoy casi no importunaré con texto; es mejor limitarse a escucharlo y cerrar los ojos, mejor en compañía. Porque, posiblemente, es uno de los mejores temas para un día de San Valentín. Y aquí, a diferencia de en el Corte Inglés, no cobramos nada por celebrarlo. Que lo disfrutéis tanto como yo.





Hasta la próxima.

lunes, 13 de febrero de 2012

Happy Up There, Röyksopp, 2009


Tras el homenaje necrológico de ayer, nos volvemos hacia la parte viva del pop, en este caso electrónico, con muy buen gusto... y con evidentísimos aires retro por todas partes. 

A estas alturas, a nadie se le escapa que los videojuegos son cosa de hace bastantes, pero bastantes años. Y no me refiero ya a fenómenos nineties como Warcraft, Colonization o Doom, que ya es decir. No, me refiero a la antigüedad de verdad, cuando para jugar se requerían dinosaurios informáticos movidos por una cinta de cassette (sí, sí, de cassette) o bien echar cinco duros (con "d", no con "e") en la máquina de un bar o de los recreativos del barrio. 

Era el caso de uno de los más populares, el Space Invaders, en el que unos superpixelados marcianos (¡la resolución no daba para más!) descendían por la pantalla siguiendo lo que casi parecía un baile country (¡¡las animaciones no daban para más!!) mientras una nave lanzaba unos rayos en forma de raya (¡¡¡los efectos especiales no daban para más!!!) con el fin de eliminarlos a todos. 

Pues bien, este es el tema del fantástico clip de hoy, de los noruegos Röyksopp, unos auténticos maestros en el arte de los vídeos, como ya se pudo ver hace tiempo por aquí con Remind Me. Estoy convencido de que a muchos os despertará gratos -y viciosos- recuerdos de maquinitas. 

En cualquier caso, no es lo único retro del tema de hoy. Happy Up There es una magnífica pieza electrónica que actualizó en 2009 mediante un gran sampleado el clásico funky de los Parliament, de 1976, Do That Stuff, con una gracia más que evidente. El tema, incluido en su álbum Junior -que recomiendo escuchar de cabo a rabo- llegó al número tres de las listas noruegas, donde el grupo es una celebridad, e incluso se hizo un hueco en las listas francesas y británicas. 

Eso sí, una vez lo hayáis escuchado (y visto), no me hago responsable de vuestras irrefrenables ganas de matar marcianitos pixelados bailando country. Estais avisados.

Happy Up There -Röyksopp (por Groveshark)


Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

domingo, 12 de febrero de 2012

I Wanna Dance With Somebody (Who Loves Me), Whitney Houston, 1987


Supongo que hoy tocaba una Píldora como esta. No ya tanto por el hecho de que se la haya calificado como "diva" o cosas así, o por el mero morbo de su turbulenta vida tras la cumbre de su éxito a principios de los noventa. Simplemente, porque Whitney Houston tenía una de las mejores voces del soul de finales de los ochenta y entró, por derecho propio, en la historia del pop. 

Como no puede ser de otra manera, aquí nos quedamos con lo que nos gusta más, que es con su música, que es la que hizo a Whitney grande entre las grandes. Recordada especialmente por su papel/interpretación en El guardaespaldas, personalmente creo que lo mejor de su carrera -aunque sobre gustos ya se sabe- lo hizo varios años antes, en 1987

Aquel año publicó su álbum Whitney, una joya del soul que triunfó de una manera espectacular, y que tan sólo fue ensombrecido un lustro después en parte precisamente por el increíble hit que fue I Will Always Love You. Whitney incluía toda una colección de temas absolutamente imprescindibles: So Emotional, Love Will Save The Day o, por encima de todos, este I Wanna Dance With Somebody (Who Loves Me), que abría el disco y que se convirtió en un número uno en prácticamente todo el mundo. 

Como nota personal, recuerdo que en casa teníamos la cinta -¡era de mi padre!- y se ponía bastante en la furgoneta durante el reparto de prensa por la zona de Sant Andreu y Verdún en Barcelona. De hecho, prácticamente llegamos a sabérnosla de memoria, a la par que Whitney Houston se convertía en uno de los nombres musicales más admirados en casa de la noche a la mañana. 

En fin, vaya aquí el pequeño homenaje recordando a la mejor Whitney: la auténtica reina del soul de los ochenta y principios de los noventa.




Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

sábado, 11 de febrero de 2012

Green Tambourine, The Lemon Pipers, 1967


El tema de hoy es de esos que hacen pensar que las apariencias engañan, a veces mucho. Y es que la música psicodélica de los años sesenta, fuertemente influenciada por el consumo de drogas de toda clase, a menudo se caracterizaba por sonidos pesados, de atmósferas algo más que densas, cargadas de sitars, reverberaciones y efectos de lo más variopinto.
Aparentemente, nuestros protagonistas de hoy, The Lemon Pipers, cumplían todos aquellos requisitos: su mayor hit, este Green Tambourine, lanzado en diciembre de 1967, era una canción casi de manual para el buen músico psicodélico. Incluso el extraño nombre con el que se presentaban, "los gaiteros de limón", estaba dentro de los parámetros habituales del género. 

Sin embargo, una primera audición ya mostraba algo muy distinto, debajo de los sitares, los ecos y hasta una historia con reminiscencias dylanianas. Pop sencillo y fácil... y desde luego diseñado muy cuidadosamente para ser un número uno en aquellos meses de gustos llenos de luces de muchos colores. Era algo así como una canción de "psicodelia para todos los públicos". 

Realmente, la historia funcionó a la perfección y, a principios de 1968, el single coronó las listas de éxitos norteamericanas. Aunque su estilo facilón le puso un sambenito encima, que arrastraría para los restos: la de primer tema de pop bubblegum -literalmente, pop de chicle, casi tontorrón- en llegar al número uno. El camino de los Archies se había abierto, y lo había hecho de la manera menos esperada: en mitad de un mar de LSD y luces caleidoscópicas. 

Eso sí, dicho lo anterior, que no quede antes de acabar: a mí me parece una deliciosa pieza pop. Que lo cortés no quita lo valiente. 



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

viernes, 10 de febrero de 2012

Always Look on the Bright Side Of Life, Monty Python, 1991


Anoche, Montse me hizo un regalo de esos que saben que no fallan: no un concierto de U2, Springsteen o cosas así -nunca me han apasionado las multitudes tan... multitudinarias- si no algo que encaja mucho más con quien escribe: asistir a un espectáculo de mis queridos Faemino y Cansado, que andaban de paso por Tarragona. 

Sé perfectamente que su humor no conoce término medio: o gusta muchísimo, o no gusta nada. Yo estoy en el primer grupo desde la época de la Bola de Cristal, y Montse, viendo las carcajadas que se metía, pues también. Como muestra, vaya una frase memorable del show: Eres más inútil que la "M" de "Benidorm", lo cual dicho al grito pelado de Carlos Faemino quedará en los anales de mis neuronas para mucho tiempo.

Fue una hora y media para olvidarse de todo y meterse de lleno en un torrente surrealista como pocos pueden oirse, y que tuvo un apropiadísimo final cuando terminó la función. Y es que por la megafonía sonó este célebre Always Look on the Bright Side of Life de los Monty Python, posiblemente la canción con más buen rollo nunca escrita. 

Y eso que fue casi improvisada. Eric Idle, que es el componente de los Python que la compuso y la cantó en la Vida de Brian, empezó a entonarla por mero aburrimiento en el caluroso rodaje del film, realizado en Túnez. A los otros miembros del grupo les encantó (curiosamente, parece ser que al único al que no le mataba era al propio Idle), y empezaron a entonarla hasta incluirla en la célebre escena final en la que un montón de crucificados se ponen a cantarla contra todo pronóstico. 

Por cierto, que a los más puntillosos os habrá extrañado el año. Efectivamente, el tema se grabó originalmente no en 1991, si no en 1979, durante el rodaje de la Vida de Brian. Sin embargo, hasta doce años después, la discográfica no decidió editarla como sencillo. La causa es que en el interín, el tema se había hecho muy popular entre todo el mundo, y era tan posible escucharlo en un partido de fútbol como en un entierro (los propios Monty Python la cantaron en 1989 durante el funeral de su compañero Graham Chapman, precisamente el personaje de Brian Cohen de la peli). Un DJ empezó a pincharla en su programa, y de ahí al relanzamiento del tema no hubo nada.

En definitiva, que ayer me lo pasé muy bien, y me apetecía transmitiros un poco del buen rollo recibido ¿Y qué mejor forma para empezar un fin de semana que silbando el tema de hoy?




Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

jueves, 9 de febrero de 2012

Thick As A Brick, Jethro Tull, 1972


La canción de hoy es un clásico total de los setenta... del que normalmente sólo se suele escuchar su primer movimiento, el más recordado de cuantos incluye. Porque Thick As A Brick (más o menos algo así como "tonto como un tocho"), en realidad, es un tema que dura ¡todo un álbum!

Con él, los Jethro Tull, espoleados por la prensa tras su anterior álbum Aqualung -que consideraron como "conceptual"- quisieron hacer uno disco "conceptual" de verdad, en cierto modo mofándose de los auténticos maestros del rock sinfónico. Y vaya si lo hicieron: con una única pieza de 43 minutos y pico que tuvieron que dividir en dos partes por la mera razón física. Los discos de vinilo tenían dos caras, y en una sola no cabía tanto surco como para tres cuartos de hora a 33 rpm. 

Por supuesto, tamaño arrebato era imposible de pasar por las radios, así que se optó por seleccionar para la promoción sus primeros tres minutos, de aires folk, y que son los que todo el mundo conoce. Sin embargo, aquel monstruo contenía cambios de sonido como para detener a un mercancías. Por ejemplo, a mí, el que desde siempre me ha gustado más es su segundo movimiento, tras el interludio que lo separaba de su parte inicial (en el clip es la parte que comienza a partir del minuto 3:30, aproximadamente, y en el vínculo de Goear a partir del minuto 5, más o menos), un fragmento de rock épico con mayúsculas, en el que la flauta de Ian Anderson brilla en toda su vertiginosa gloria especialmente en su obertura instrumental. 

De todas maneras, como habréis intuido los no iniciados en este disco, no es de fácil escucha la primera vez, aparte de su famoso principio. Por eso, el vídeo que adjunto es una actuación que hicieron en 1978 en el Madison Square Garden y que compilaba de manera muy inteligente los tres primeros movimientos del tema en "apenas" 11 minutos. Pensad que acostumbraban a tocar la pieza en directo en versiones de hasta ¡70 minutos! De todas maneras, aviso que la parte final, la más "progresiva" de las tres, es un poco más dura de escuchar que las dos primeras. 

Y para los sí iniciados, y amantes de Jethro Tull, directamente os adjunto por Goear el tema completo, en sus casi tres cuartos de hora. Estoy seguro que unos y otros gozaréis un montón con este temazo con mayúsculas... aunque cada uno con su parte preferida, desde luego.  

PS: una nota para que tengáis constancia de hasta qué punto hace cuarenta años la gente arriesgaba mucho más comprando discos. Thick As A Brick llegó al número 5 en Gran Bretaña... y al número 1 en Estados Unidos. Ahí queda. 

Versión completa (¡Sí, en realidad, el disco entero!)

Versión editada en directo de 1978

Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

miércoles, 8 de febrero de 2012

The Rockafeller Skank, Fatboy Slim, 1998


"Right about now, the funk soul brother, check it out now!" Sonar los primeros compases del Rockafeller Skank, con su memorable y acelerado estribillo... y empezar a hacer el bestia en la pista todo era uno allá por finales de 1998, momento en que el tema de hoy se convirtió en uno de los más radiados y pinchados por todo DJ de norte a sur y de este a oeste. 

Y lo dice quien no es precisamente un gigantesco fan de la música electrónica, más allá de unas pocas decenas de muy buenos temas, éste entre ellos. Pero su aire retro mezclado con la velocidad de finales de los noventa (sí, hubo un tiempo donde no había crisis y todo prometía para un recién licenciado) eran una mezcla explosiva a la que era muy difícil de resistirse en una noche de fiesta entre amigos. 

El aire retro del que hablo estaba más que justificado, ya que The Rockafeller Skank era una colección de sampleados de todos los tiempos, como quien dice, desde Duane Eddy hasta John Barry, pasando por Bobby Fuller. El propio estribillo ni tan siquiera era original del tema, si no que estaba extraido del rapero Lord Finesse. 

En cualquier caso, la combinación resultó ser una bomba que llegó hasta el puesto sexto de las listas británicas, y que abrió paso al álbum de Fatboy Slim (el alias del ex Housemartins Norman Cook) You've Come a Long Way, Baby hasta el número uno absoluto. En cuanto le déis al play, recordaréis por qué. Right about now!




Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

martes, 7 de febrero de 2012

Roll Away The Stone, Mott The Hoople, 1973


Aunque no lo creáis, estos días de dique seco forzoso (ya os contaré en algún momento) están suponiendo una ocupación de tiempo mayor que en circunstancias ordinarias. Sin ir más lejos, hace nada que acabo de llegar a casa de una reunión, y antes había estado en mi primera sesión del cursillo de bajo eléctrico al que me he inscrito para sacarle un poco de rendimiento al trasto. No se aburre quien no quiere.

Como sea, aquí ando planificando ya mi retirada a la cama, pues creo que está bien por hoy. Pero no sin antes dejar la Píldora reglamentaria, de la mano de una de mis bandas favoritas, los Mott The Hoople

Para la mayoría, este grupo, si os suena de algo, es por su imperecedera balada All The Young Dudes, escrita por David Bowie y llevada al éxito por los muchachos de Ian Hunter en 1972. Sin embargo, entre aquel año y 1974 fueron uno de los grupos imprescindibles de la escena glam rock británica. Su estilo se movía entorno a un rock clásico y sin demasiados matices, lejos en general de las filigranas de Bolan o Bowie pero sin llegar al macarrismo de gentes como Slade o, sobre todo, The Sweet

Tras All The Young Dudes, el single más exitoso que lanzaron fue este Roll Away The Stone, que llegó al Top Ten a finales del verano de 1973. Como nota peculiar, fue grabado dos veces, una como single y otra para el álbum The Hoople. En la segunda versión se había cambiado al guitarrista Mick Ralphs por su sustituto Ariel Bender y las voces del trío vocal Thunderthigs (las mismas que pusieron los famosos coros al lado salvaje de Lou Reed un año antes y que podéis ver en el clip) por la de Linsey de Paul, cantante y posterior periodista musical que se encontraba entonces en su mayor momento de gloria como intérprete. 

Aunque para gloria, la que voy a pillar en cuanto ponga los pies en el pasillo camino del dormitorio presto a dormir. Más aún con la satisfacción del deber pildorero cumplido. ¡Buenas noches!

Roll Away The Stone - Mott The Hoople (por Grooveshark)


Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

lunes, 6 de febrero de 2012

Apache, The Shadows, 1960

 

The Shadows son uno de los grupos más influyentes de la historia del rock británico y, desde luego, el número uno absoluto en las islas hasta la llegada a la fama de los mismísimos Beatles. En solitario o como apoyo a Cliff Richard, su nombre siguió siendo sinónimo de éxitos incluso después de la irrupción del binomio Lennon-McCartney, y todavía en los setenta siguieron cosechando hits. 

Sin embargo, de su larguísima discografía, su tema más recordado como grupo fue su Apache de 1960, con el que consiguieron el número uno en toda Europa, incluida una España que apenas estaba empezando a conocer aquellas cosas del rock tan extrañas.
Musicalmente, recogía la quintaesencia del sonido instrumental de la banda, con unas guitarras limpias y ensoñadoras que marcaban no sólo el ritmo, si no también la melodía. Apache, particularmente, era un tema de marcadísimo acento western, que les fue presentado a los Shadows por su compositor, Jerry Lordan, durante un concierto en el que éste les hacia de telonero.

Como curiosidad, Cliff Richard, del que muy pronto escucharemos algo en este blog, se subordinó al grupo, en lugar de ser al revés como era más habitual. Así, dejó la voz de lado para tocar los timbales del principio de la canción, en plan indio... apache, cómo no.
En definitiva, se trata de un clásico total de esos que hay que escuchar obligatoriamente para entender una parte fundamental de la música rock. Y que hace imaginarse a uno cruzar a caballo el Río Bravo, ya puestos.



Letra de la Píldora. (!)

Hasta la próxima.

domingo, 5 de febrero de 2012

Pure, The Lightning Seeds, 1989


Tal y como comenté ayer, hoy debía levantarme bastante temprano -a eso de las seis ya estaba en planta, y con agravante dominical encima- para asistir como voluntario a la Duatlón celebrada a lo largo de la mañana en el Paseo Marítimo de Calafell. 

Hay que decir que el frío era devastador (hacía tal vez treinta años que no usaba un pantalón de pijama como defensa adicional al tejano, lo prometo) y, en algunos momentos, al principio de todo, casi había que preocuparse en ayudar en trabajos físicos no sólo ya por colaborar, si no por no estarse uno quieto bajo el relente pelón.

En cualquier caso, todo el sufrimiento compensó por el éxito de la prueba... y por la buena música que la acompañó, cuyo único problema es que se repetía tal vez con excesiva cadencia. Uno de los temas rescatados (y digo rescatados porque la lista de reproducción parecía sacada de un "Lo mejor de los 80") y aún no aparecidos por aquí fue este Pure con el que los Lightning Seeds saltaron a la luz en 1989, y con notable éxito, por cierto. 

Como apunte final, os diré que tras los trabajos de montaje iniciales, a un compañero y a mí nos tocó controlar el acceso a la zona de corredores, a la manera de una improvisada (pero sorprendentemente efectiva a juzgar por el caso que nos hacían los curiosos) seguridad. Eso sí: movimiento, el justo, y con la rasca que no se iba ni a la de tres, aún estoy evaluando a estas horas si he pillado la del pulpo o, por el contrario, me he escapado por los pelos de la galipandria del milenio. Os mantendré informados.



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

sábado, 4 de febrero de 2012

Tempted, Squeeze, 1981


Aunque sea sábado, hoy debo irme a dormir bastante más temprano de lo habitual incluso entre semana: mañana he de levantarme a las seis para poder participar como voluntario en la duatlón que organiza el Club Calafell Runners, del amigo Toni Duart, un crack de la materia. Así que agilizaré los dedos, que se me hace un pelín tarde.

De todas maneras, os quedáis en buenas manos, las de un clásico absoluto de los Squeeze que os sonará con total seguridad. Y no tanto por haber sido un gran éxito en listas -que lo fue, pero moderado- si no por la difusión que tuvo posteriormente en cine... y en publicidad. 

En cuanto al cine, una versión algo retocada formó parte de esa joya de 1994 llamada Reality Bites. Aunque el público español tendrá aún un mayor recuerdo por un anuncio tremendamente popular. ¿Os acordáis de aquello de "joven aunque sobradamente preparado"? Efectivamente, Tempted era el tema que sonaba en aquella publicidad del Renault Clio en los cada vez más lejanos años noventa. 

A diferencia de otros temas del grupo británico, Tempted fue interpretado por el teclista del grupo Paul Carrack (el que con el tiempo sería el miembro más popular de  Mike and The Mechanics) e incluso participó el mismísimo Elvis Costello, que ejercía de productor. 

Y sin más, me voy a clapar, que las seis están aquí mismo, y si ya pesan un día cualquiera, no os quiero explicar un domingo. ¡Buenas noches, y que lo disfrutéis!




Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

viernes, 3 de febrero de 2012

Concerto Grosso: allegro & adagio, New Trolls, 1971


Desde el principio, la vocación de este blog era no descartar ningún estilo, ni siquiera la música clásica, que acabará entrando por derecho propio. Sin embargo, de momento, vamos a seguir acercándonos por los vericuetos del rock progresivo en sus vertientes más sinfónicas. 

Una de las más célebres fue la que en 1971 lanzaron los italianos New Trolls, en su memorable álbum Concerto Grosso. Como ejercicio, era todo un osado intento de mezclar la música barroca con el rock, a la manera que cuatro años antes habían hecho los Moody Blues en su Days Of Future Passed

En música clásica, un Concerto Grosso es un forma musica creada en el barroco por Alessandro Stradella y popularizada por Arcangelo Corelli, influencias directas nada menos que de Vivaldi. En estos Concerti Grossi, se alternaban partes tocadas por orquestas completas con otras interpretadas por secciones más pequeñas o solistas. Pues bien, es lo que hicieron los New Trolls junto al director de orquesta argentino Luis Enríquez Bacalov. Éste manejaba la orquestación clásica -de aires barrocos, naturalmente- y la banda se encargaba de acompañar eléctricamente la pieza en un estilo que recordaba directamente al de los Jethro Tull, flauta esquizofrénica incluida. 

El resultado fue todo un éxito, con más de 700.000 copias vendidas, y uno de los álbumes más influyentes del rock progresivo italiano y europeo. Con el tiempo, los propios New Trolls, como otros sinfonistas, abandonaron el barco progresivo por un rock mucho más comercial, pero su impronta quedaría allí. 

En el post de hoy os dejo los dos primeros "movimientos" del disco, el arrebatador Allegro, seguido del Adagio, que era cantado. La versión del clip es un directo actual que, no obstante, recoge fielmente el sonido original del disco. Espero que os guste. Cuanto menos, no me negaréis que la propuesta de hoy no es original...

Nº1: Allegro
 
Nº2: Adagio



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

jueves, 2 de febrero de 2012

Tenía tanto que darte, Nena Daconte, 2008


En otro más de estos giros esquizoides que tanto nos gustan por aquí, dejamos atrás a la apocalíptica Thunderstruck de los AC/DC para entrar en una canción protagonizada por un dúo cuya mitad... llegó a participar en un Operación Triunfo. Sí, como lo leéis. Pero a estas alturas ya sabéis de sobra que en este blog hay de todo, y que no nos privamos de una buena canción más allá de sus pretéritos antecedentes. 

Y es que más allá de prejuicios, Tenía tanto que darte es una canción mucho más que aceptable enmarcada en un power pop muy cuidado. De hecho, posiblemente, su peor pecado haya sido sonar hasta la saciedad y un poco más aún, pero musicalmente, nada más. No puede decirse eso mismo del resto del disco, Retales de Carnaval, mucho más convencional, pero sin duda su tema principal fue  número uno merecidamente.

Y es que hasta el presente, Tenía tanto que darte es el mayor hit de la pareja formada por Mai Meneses y Kim Fanlo, pareja que se disolvió en 2010 para continuar sólo ella manteniendo el nombre de Nena Daconte. 

De la canción de hoy corrió la historia (y creo que aún corre) de que trataba de un aborto involuntario de Meneses, lo cual casaba perfectamente con la letra y le daba un enfoque totalmente íntimo. Sin embargo, la propia cantante tuvo que desmentirlo, admitiendo que hablaba de su relación personal con su partner en el grupo. Eso sí, la historia creada alrededor del supuesto aborto fue una magnífica promoción adicional, que mostraba no sólo un tema muy pegadizo si no una trama conmovedora. 

En todo caso, más allá de consideraciones, un tema para escuchar sin prejuicios, que es de lo que se trata cuando la cosa va de música, ¿no?



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.

miércoles, 1 de febrero de 2012

Thunderstruck, AC/DC, 1990


El tema de hoy suele ser considerado una delicia... y un desafío para los amantes de la guitarra eléctrica. Los que se atreven a tocarla, claro. Thunderstruck es, por derecho propio, uno de los temas más conocidos para cualquier metalero o aspirante a metalero que se precie. 

De hecho, incluso para los que no lo éramos, cuando se publicó allá por 1990 -16 castañas de quién escribe-, nos era imposible resistirnos a hacer un air guitar con esto. O, mejor dicho, un finger guitar, ya que nos pensábamos que el bueno de Angus tocaba la pieza con una sola mano, a golpe de tapping (forma de tocar la guitarra pisando con los dedos las cuerdas contra el mástil). 

La causa estaba en el vídeo clip que tenéis a continuación, que hizo correr la idea de que el célebre guitarrista de los AC/DC se marcaba toda la canción así. No era cierto. En realidad, lo hacía de manera convencional, punteando las cuerdas, pero la leyenda ya había quedado escrita para la posteridad. 

De una manera o de otra, su acelerado arpegio quedaría como reto para los propietarios de guitarras eléctricas, incluso hoy en día. Mi sobrino Gabi, que es de esta especie, llegó a tocarlo incluso en una Nochebuena, cambiando radicalmente el tercio de villancicos reglamentarios. Hay que decir que lo hizo con tanta finura que a nadie le supo mal. 

Como apunte anecdótico final, más tarde me sumé a la batería de la canción, con un resultado conjunto bastante aparente, al final de todo. Eso sí, que quede entre nosotros: menos mal que no era tan difícil como la guitarra. Si no, de qué.



Letra de la Píldora.

Hasta la próxima.